Recuerdo que hace algún tiempo, escribí en este mismo medio un pequeño TOP sobre los niños asesinos más famosos de la historia. Pequeños angelitos que lejos de ser lo que aparentan, cometen crímenes y atrocidades al más puro estilo de Charles Manson. Hoy, vamos a dedicar toda la columna a un caso que me ha dejado francamente perplejo, una niña que los mismos medios describían como “hermosa”, pero que con los actos cometidos, deja claro que esa belleza era solo un disfraz que camuflaba un verdadero monstruo.

Mary Flora Bell, nació un 26 de Mayo de 1957 en Newcastle (Inglaterra). Ya desde pequeña, sufrió toda clase de malos tratos, su madre, al nacer, le dijo a los médicos: “Alejen esta cosa de mí”.

Anuncios
Anuncios

Por otro lado, jamás se supo quién fue su padre biológico.  Su padrastro era un conocido delincuente de la zona, su madre, que al final se tuvo que hacer cargo de la niña, intento asesinarla en más de una ocasión fingiendo supuestos accidentes. Finalmente, la madre se sumergió en el mundo de la prostitución, utilizando a Mary para satisfacer los oscuros deseos de sus clientes.

Todos estos detalles fueron gestando en Mary un depredador sin compasión. Cuando no la estaban violando o maltratando, Mary disfrutaba asesinando a animales como perros y gatos. El 25 de mayo de 1968, un niño apareció muerto pero la prensa dijo que se trataba de un accidente. Lo cierto, es que Mary estranguló al niño y le provocó graves contusiones en la cabeza con una piedra.

Lo peor estaba por llegar, el 31 de Julio, un niño de nombre Brian Howe desapareció.

Anuncios

Poco después, el cuerpo del pequeño apareció con los genitales mutilados y con la letra M gravada con navaja en su abdomen. Cuando la policía analizó los cortes, llegó a la conclusión de que había sido obra de un niño, fue entonces cuando todas las miradas se centraron en la pequeña Mary Flora Bell.

Cuando Mary fue sometida a un análisis psiquiátrico, fue diagnosticada como una peligrosa psicópata. Fue encerrada y declarada culpable de asesinato en segundo grado. Cuando salió en libertad intento forjar una nueva identidad, se quedó embarazada de un hombre que conoció pero abortó. Los medios de comunicación siempre la encontraban y desvelaban su nueva identidad.

El 21 de Mayo de 2003, Mary Bell obtuvo la victoria en la Corte para mantener a salvo su anonimato. Aun así, investigadores privados contratados por la familia del pequeño asesinado, intentan desvelar cuál es su nueva identidad. #Misterio #Leyendas