Hoy, el alquiler de vientre que había quedado fuera del Código Civil, ya no es un tema que deba considerarse, a pesar de que la maternidad sustituida había sido contemplada en un proyecto de reforma, fue finalmente eliminado por presiones que ejerció la iglesia. Fue en marzo del año dos mil doce que la presidenta argentina de ese momento, presentó un proyecto con la finalidad de reformar el antiguo Código Civil; en el autentico, había un artículo que regimentaba el alquiler de vientre, pero por presión ejercida por la iglesia y por la elección de Bergoglio como Papa finalizó por borrarse el articulo de este proyecto.

Así que los hijos que han nacido de vientres alquilados, hoy entraron en un universo legal, que de a poco se va acomodando, esto va ocurriendo en medida que se conocen más y más casos.

Anuncios
Anuncios

Un abogado constitucional llamado Andrés Gil, explica que "lo que no se haya prohibido se encuentra permitido", y ya lleva once casos de co-paternidad de niños registrados en el Registro de las personas, a causa de nacer de vientres subrogados.

Además el abogado Andrés señala que no hay impedimento alguno, pero debe judicializarse, porque el Registro Civil no los quiere anotar nunca, por lo que deben llevar papeles al Juez, para que sea él quien de una orden, pero lamenta que el proyecto que presentaron en la Legislatura de Buenos Aires quedó también en la nada.  A pesar de eso, el caso de la pareja Leo y Nacho fue el primero en ser registrado, ellos presentaron a sus pequeños niños ante la sociedad; los niños eran nacidos de una madre de India, sus hijos fueron registrados con doble paternidad.

Anuncios

Y finamente, fue el año pasado cuando se conoció el caso de una pequeña bebé con triple identidad, la bebé tiene dos mamás que son pareja y un papá que es el biológico, por lo que lo dicho por el abogado "lo no prohibido está permitido" se explica, porque a pesar de que esto se encuentre prohibido por ley, las personas de este país lo siguen haciendo y registrando niños de vientres subrogados. #Globalización #Calidad de vida #Mujer