Han transcurrido ya dos semanas, y nada hace sospechar que el joven de 25 años que apacíblemente discurre por los pasillos del área de Psiquiatría del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, estuvo a punto de morir. La escena acontece a la salida de una tienda de antigüedades de la capital maña. Varios agentes de la Policía Nacional acuden atender una desconcertante llamada: un joven yace en el suelo con una espada clavada en su pecho. La punta afilada de acero se queda a tan sólo unos centímetros escasos de su corazón. 

Los hechos apuntan a que el joven, que sufre problemas de desorden mental, intentó suicidarse, al parecer.

Anuncios
Anuncios

Aunque los médicos que le atienden señalan que es posible que se confundiera. Entró en una tienda de antigüedades de la capital, y cogió una réplica de una espada medieval y se la clavó. La espada en cuestión tiene unos 40 centímetros, y es una réplica de carácter decorativo, de las que usan los oficiales del Ejército cuando portan los uniformes de gala. También se usa para cortar tartas en bodas. Informa a la prensa un experto que también tiene una tienda similar de objetos antiguos, sobre el suceso.

La intervención a la que es sometido nada más ser traslado al hospital resultó todo un éxito. El cirujano le practicó una toracotomía para extraerle sin dañar ningún músculo, nervios ni vasos, la hoja incrustada en su pecho. Las imágenes son impactantes. Porque tan sólo medio centímetro más, y la punta de la espada habría alcanzado al corazón.

Anuncios

Además, el joven tuvo mucha suerte, a juzgar por las declaraciones de los médicos, ya que pasó muy cerca del pericardio y el nervio frénico derecho, afortunadamente sin seccionarlo.

"¡Madre mía!", exclamaba una de las enfermeras que asiste al cirujano, en el momento que éste extrae con mucho cuidado la punta entera de la espada bañada en sangre. En un vídeo que recoge algunos momentos de esta singular operación quirúrgica. La historia ha corrido como la pólvora en los mentideros zaragozanos, y tanto las fotos como la grabación se han hecho virales. 

  #Sociedad Zaragoza