Un guardia civil de 31 años mata con cinco disparos  a un hombre de nacionalidad  marroquí durante una discusión de tráfico en la autovía A-3, ayer lunes a las 07:30. Fue detenido a acusado de asesinato por sus compañeros de la brigada de Seguridad Ciudadana.

El agente, que desde hace seis días se encuentra de baja por problemas de espalda, ha sido sometido a pruebas de alcoholemia y drogas durante traslado a la Comandancia de la Guardia Civil, ha dado positivo en cannabis y negativo en alcoholemia, según las primeras averiguaciones. Debido a que su baja no estaba relacionada con ninguna patología psicológica no se le había retirado el arma reglamentaria.

Anuncios
Anuncios

Según las primeras declaraciones, el Opel Zafira con matrícula francesa habría dado un golpe al BMW, de ahí la razón de la discusión. El BMW, con un golpe en la puerta del conductor, ha quedado aparcado a unos 50 metros del Opel Zafira, que presentaba golpes por toda la carrocería, y el cuerpo del fallecido ha quedado tendido a otros 50 metros más adelante, en dirección Madrid.

El homicida asegura que actuó en defensa propia pero no hay indicios de que la victima poseyera ningún arma. Según los testigos, los dos hombres salieron de sus respectivos #Coches, el agente sacó su pistola y empezó a disparar, se calculan que fueron seis balas las que se dispararon, de las cuales cuatro han llegado al cuerpo de la victima, casi todas ellas en la cabeza. 

Cuando los facultativos del Summa han llegado al lugar de los hechos, no han podido reanimar a Younes S., tal y como han informado desde Emergencias Comunidad de Madrid 112.

Anuncios

El homicida también fue atendido por lesiones leves que se atribuyen al accidente, fue dado de alta el mismo día.

El agente no ha dado positivo en el control de alcoholemia pero si en el consumo de cannabis, aunque hasta el momento no se sabe de qué tipo. Han informado fuentes de la Guardia Civil a Europa Press.

Ángel Luis  guardia civil como su padre y su hermano, llevaba diez años en el Cuerpo y cinco realizando labores de Seguridad Ciudadana en el puesto de Quintanar de la Orden, Toledo. No tiene antecedentes de bajas por causas psicológicas, aunque algunas fuentes hablan de una posible depresión tras la muerte de su hermano.

La víctima llevaba 11 años residiendo en España y actualmente vivía en Illescas, Toledo. Esta casado y tiene dos hijos de seis y tres años. Actualmente estaba en paro. Ahora la familia del asesinado espera repatriar su cuerpo a su país de origen, Marruecos  y que se haga justicia. #Sociedad Madrid #Accidentes