El comandante Demetrio Barrachina, jefe de la Oficina de Comunicación del BIEM III, integrante de la UME (Unidad Militar de Emergencias) ha destacado que el ejercicio de simulacro de una catástrofe sísmica, realizado en Sevilla y Ceuta entre los días 4 y 7 de abril, ha contado con una parte esencial. Se trata de la seguridad.

“Hemos dado prioridad absoluta para desarrollar este ejercicio a la seguridad. Y afortunadamente, no ha habido que lamentar daños materiales ni personales”, ha explicado el comandante. “Si bien nunca un ejercicio sale como se planea, sino que evoluciona y cambia dependiendo de determinados factores, el ejercicio se ha desarrollado con la mirada puesta en la seguridad, y aprendiendo de esos cambios”.

Anuncios
Anuncios

La preparación del ejercicio comenzó el pasado mes de octubre, así que han sido unos seis meses de organización, tal como detallan desde la UME. Medio año en el que han desarrollado el trabajo con mucha precisión. “La preparación ha sido muy importante y detallada”, reconoce el comandante de la UME, que está muy satisfecho con los resultados. #Accidentes