Siete años después del asesinato de la joven sevillana a manos del único inculpado, Miguel Carcaño, la búsqueda del cuerpo ha pasado a manos de la Brigada de Análisis y Revisión de Casos de la Policía Nacional.

Son ya seis meses desde que la nueva unidad de Madrid es la encargada de reconducir casos estancados y turbios como este. Atrás quedan los siete años en los que el Grupo de Menores (Grume) realizó centenares de búsquedas del cuerpo sin éxito alguno, ya que confesión tras confesión del asesino confeso, fue cambiando la ubicación del cuerpo de la joven de 17 años. En estos siete años, desde la fatídica noche del  24 de enero de 2009, los agentes han realizado siete grandes búsquedas para encontrar a Marta.

Anuncios
Anuncios

También se han revisado otras posibles localizaciones, como pozos en la localidad de Utrera e incluso un centro de Salud. A Marta se le ha buscado en tierra, en toneladas de basuras del vertedero, en dos ocasiones en una escombrera que está de camino a Sevilla, en una escombrera, en zanjas de la localidad de Camas, y la última gran búsqueda en “Majaloba”, en la ruta del agua que une Camas con Valencina, llamada “La Rinconada”.

Según han confirmado fuentes policiales, el objetivo principal de este nuevo grupo es realizar una investigación revisando todas y cada una de las actuaciones llevadas a cabo en el caso para intentar localizar nuevas pistas o nuevos indicios que desatasquen el ya, desgraciadamente conocido como: “Caso Marta del Castillo”.

Hace ya unos meses, conocimos la noticia de que no se buscaría a Marta a no ser que apareciesen nuevas pistas o indicios para llevarlo a cabo.

Anuncios

Así lo comunicó el delegado del #Gobierno, Antonio Sanz, a Antonio del Castillo, comentándole que la excavadora quedaba apartada por el momento, pero que se abrirían nuevas líneas para seguir buscando el cuerpo de la joven.

Hace también unos meses, Antonio del Castillo presentó ante el Gobierno más de 1,5 millones de firmas que pedían que se repitiese el juicio por el asesinato de la joven. A esto se le suman las escuchas llevadas a cabo por un infiltrado en la familia de “El Cuco”, que revelan que estuvo en la casa de Carcaño el día del crimen, y que deja en evidencia a los padres del menor al descubrir que habrían mentido en el juicio.

Tras todas estas evidencias, los únicos culpables que están condenados son Miguel Carcaño, que debe cumplir una pena de 21 años y tres meses de prisión, y “El Cuco”, que ya salió del centro de menores en el que cumplía condena. A pesar de las sentencias, cabe recordar que las mismas reconocen que al menos una tercera persona tuvo que participar la noche del asesinato de Marta en hacer desaparecer el cuerpo, y esa “tercera” persona sigue en la calle sin cumplir condena. #Sociedad Madrid #Sociedad Sevilla