Durante los últimos años hemos conocido por los medios de comunicación desapariciones, asesinatos, crímenes… pero si hay uno que llama especialmente la atención es del caso Marta del Castillo. La joven sevillana asesinada por su ex novio, Miguel Carcaño y “presuntamente” hecha desaparecer por el mismo. Y decimos presuntamente porque, a pesar de que el joven confesó el crimen, existen varios indicios para sospechar que no actuó solo a la hora de hacer desaparecer el cuerpo.

La familia de la joven no ha parado ni un solo día de buscar a su hija y de esclarecer el que es uno de los crímenes más negros de la historia de España.

Anuncios
Anuncios

No han sido pocas las veces que han intentado reabrir el juicio, que los sospechosos no saliesen impunes y hasta ofrecer dinero a las familias para que contasen dónde está el cuerpo de Marta del Castillo. Pero todas han quedado en agua de borraja.

El último varapalo que se ha llevado la familia ha sido cuando denunciaron al asesino confeso de la joven por un delito contra la integridad moral derivado del daño causado a su familia, pero la Audiencia de Sevilla archivó el caso contra Miguel Carcaño. El joven, en sus últimas declaraciones culpó a su hermano de asesinar a Marta con la culata de una pistola y de hacer desaparecer el cuerpo en la finca “Majaloba” de La Rinconada, pero parecer ser que estas declaraciones no han sido suficientes y se ha archivado la causa.

Otro frente que tienen abierto Antonio del Castillo y Eva Casanueva es una denuncia al “Cuco” y a sus padres por falso testimonio en el juicio.

Anuncios

La acusación afirma que los tres individuos mintieron en la declaración que hicieron en el juicio por el asesinato de la joven, ya que Javier García Marín “El Cuco”, negó en el juicio que estuviese en el domicilio de León XIII en la tarde-noche del 24 de enero de 2009. También confesó que esa tarde-noche estuvo con amigos, algo que los propios amigos han negado.

Pero la abogada de la familia de Marta, Inmaculada Torres no solo ha acusado al que fuese menor, también ha ido a por Rosalía García y Ángel Romero (padres de “El Cuco”), ya que habrían mentido en el juicio para darle una coartada a su hijo, tal y como rezan las grabaciones emitidas por el programa de Susanna Griso “Espejo público”, en el que se emitieron las grabaciones que realizó un infiltrado en el entorno de la familia de “El Cuco”.

Los padres de Javier, dijeron que a la 1:30 de la madrugada de la noche del asesinato, cuando llegaron a su domicilio su hijo estaba allí. Pero según afirman testigos, los padres del entonces menor nunca pudieron estar en su domicilio a esa hora, ya que se encontraban en un bar.

Anuncios

De ese modo, con la denuncia de la familia de Marta, se pide al instructor que declaren como testigos el camarero de ese negocio y el propio infiltrado en la familia para probar que los padres del entonces menor, mintieron en su declaración ante el juez.

La familia de Marta pide para ellos dos años de cárcel por un delito de falso testimonio, ya que no se puede mentir en un juicio. Si bien, Rosaría, Ángel y su hijo, fueron condenados a pagar 2.520 euros, por quebrantar la orden de alejamiento que tenía “El Cuco”. Es decir, que tienen antecedentes y podrían acabar en prisión, algo que serviría para presionar un poco más y que alguno de los implicados en el crimen confesase realmente dónde está el cuerpo de la joven. #Sociedad Sevilla