Un nuevo seísmo se ha dejado notar hoy a poca distancia de la costa de Marruecos, frente a Alhucemas, alrededor de las cinco menos cuarto de esta madrugada. Esta ciudad de Marruecos, situada frente al Mar de Alborán, dista algo más de setenta kilómetros de Melilla, donde los habitantes de la ciudad autónoma han amanecido hoy presas de un nuevo sobresalto.

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha registrado el nuevo temblor en 5’1 grados de intensidad en la escala de Richter, y su epicentro se sitúa en el mar de Alborán (en la zona oeste de Melilla), según información publicada en su página oficial.

El #Terremoto, que no es el primero que se produce en dicha zona, ha tenido una duración de varios segundos, y los melillenses han podido captarlo con toda claridad desde sus casas.

Anuncios
Anuncios

Hay que decir que el territorio comprendido por dichas aguas es uno de los más propensos a sufrir terremotos, contándose como el área de nuestra península en la que más incidencias de esta clase se producen (con un número algo inferior a los mil quinientos temblores desde que se produjera el seísmo en diciembre de 2015).

Pero no sólo en Melilla se ha dejado notar el temblor. También ha sido percibido en tierras de Almería, Málaga y Granada, aunque con un menor ímpetu. Las réplicas, que se han venido registrando hasta las nueve de la mañana, se han contabilizado en 16, aunque el Instituto Geográfico Nacional informa que han sido de menor trascendencia, produciéndose la primera de ellas a poco más de cinco minutos después del terremoto, y estimándose sus valores en una franja comprendida entre los 2’0 y los 4’6 grados de intensidad.

Anuncios

Por otra parte, cabe destacar que según fuentes de los servicios de emergencias de Melilla (112) no se han registrado pérdidas humanas, #Accidentes ni desperfectos materiales en la zona afectada, hasta el momento de dar a conocer esta información. Así lo aseguraba Isidoro González, en calidad de delegado de Seguridad Ciudadana, que ha certificado que no se han producido salidas del servicio de bomberos por este motivo, y que todos los centros escolares funcionarán con total normalidad.

No sucedió lo mismo con el terremoto producido el pasado día veinticinco de enero, que sí produjo cuantiosas pérdidas materiales –valoradas en unos doce millones de euros– y la evacuación de emergencia de varias familias, que aún no han podido ser realojadas en sus hogares.