El mundo de la cultura está de luto, ayer se anunciaba en varios medios italianos la muerte de Umberto Eco, a los 84 años de edad en su casa de Milán tras librar una batalla contra el cáncer. El diario «La Repubblica», del que era asiduo colaborador escribía el titular «Muere Umberto Eco, el hombre que sabía todo».

Umberto Eco, nació en Alessandría, en 1932, se mudó con su madre a un pueblo del Piamonte durante la Segunda Guerra Mundial y recibió una educación salesiana, que se reflejará en sus obras. Se licenció en Filosofía en 1954, en Turín, con una tesis sobre Santo Tomás de Aquino titulada "El problema estético de santo Tomás", durante toda su vida seguiría estudiando la cultura y el pensamiento medievales, como se refleja en la obra que le dio fama mundial al convertirse en un betseller que también sería llevado al cine "El nombre de la Rosa" (1980).

Anuncios
Anuncios

 

Sin embargo, jamás limitó su temática para aprender, «Quien no lee, a los 70 años habrá vivido una sola vida. Quien lee habrá vivido 5000 años. La lectura es una inmortalidad de nuevo», podemos afirmar siguiendo sus palabras que Eco será inmortal no sólo por sus lecturas sino también por su diverso legado literario que abarca desde los ensayos hasta las novelas.

Desde 1961 fue profesor en distintas universidades italianas, Turín, Milán, Florencia y también Bolonia, donde obtuvo la cátedra de Semiótica en 1975, creando también la Escuela Superior de Estudios Humanísticos.  

Su obra abarca ensayos sobre semiótica, ciencia de la que fue pionero en el país italiano, en el año 75 escribió un "Tratado de Semiótica General" ; estética medieval, lingüística y filosofía, así como novelas de éxito.

Anuncios

En los últimos años criticaba duramente a internet y las #Redes Sociales que calificaba de  una "invasión de imbéciles", ya que "dan el derecho de hablar a legiones de idiotas". Y es que si algo era importante para el autor, en todo lo que hacía era el rigor y la precisión que nacían de su gran curiosidad.

En el año 2000 fue condecorado con el premio Príncipe de Asturias de Comunicación e Humanidades.

Imprescindible de la vida cultural, política y social italiana, Eco no se mordía la lengua, en el año 2002 fue uno de los integrantes de un grupo de personalidades de la cultura italiana que creó la asociación «Libertad y Justicia». La ironía fue una de sus armas, su obra y sus ideas perdurarán para todo aquel dispuesto a acercarse a ellas con la voluntad de aprender. #Libros #Universidad