Tras la finalización de la I Guerra Mundial, donde uno de los armamentos utilizados fue la de origen químico como el gas lacrimógeno, en 1925, tiene lugar la firma el Protocolo de Ginebra, donde números países fueron participes y en el cual se prohibía el uso de armas químicas en guerra, pero fabricarlas y almacenarlas no estaba prohibido.  Japón fue uno de estos países, el cual, si decidió fabricar estas armas ya que por investigaciones realizadas a E.E.U.U y Europa les habían confirmado que estos países las estaban fabricando y por precaución, por si las usaban contra Japón, decidieron también fabricarlas “por si acaso”.

Había que escoger un lugar el cual fuera lo más alejada posible de Tokio y cualquier área poblada, por seguridad ya que en caso de un posible desastre no causara daños a la población.

Anuncios
Anuncios

Después de buscar se decidió por la isla de Okunoshima ya que era lo bastante apartada y en la cual solo vivían tres familias de pescadores. Había que tener el proyecto en total silencio y secretismo y para ello el imperio japonés decidió borrar toda localización de la isla de los mapas. Una vez tomadas todas las posibles “precauciones” se inició la construcción de la planta en 1927 y terminándola en 1929.

En la isla existía un procesador de peces locales el cual aprovecharon para remodelarlo y construir un reactor de gas toxico, los empleados contratados para esta “remodelación” los tenían engañados  sobre la verdadera finalidad de la planta y estos creyeron que simplemente estaban ampliando el procesador de peces ni de lejos pensaban la macabro fin de dicha planta. Estos trabajadores sin saberlo estuvieron expuestos durante mucho tiempo al material toxico, con lo cual la mayoría de ellos desarrollaron enfermedades a consecuencia de esta exposición.

Anuncios

Hay documentos relacionados con la cantidad de gas producido, cifras que llegan a ser escandalosas, ya que se llegó a producir más de 6 kilotones de gas mostaza (causaba la muerte casi de inmediato) y gas lacrimógeno. Parte de este gas, Japón lo utilizo contra China en 1941 “segunda guerra mundial”.

Con el fin de la guerra en 1945, los documentos relativos a la planta fueron quemados, y las Fuerzas de Ocupación Aliadas se deshicieron del gas de diferentes maneras,  vertiéndolo al mar, quemándolo o enterrándolo, y a la gente que sabía con certeza lo que allí  había sucedido, se le pidió silencio absoluto. Varias décadas después, se aprobó una ayuda gubernamental para ayudar con el tratamiento médico de los trabajadores afectados por la exposición del gas, con lo que se decidió dar a conocer lo que allí se había realizado.

En 1988, Japón decide utilizar la isla como parque y construir el Museo del Gas Venenoso de Okunoshima y así mostrar a los visitantes los peligros de las armas químicas.

Anuncios

El día de la inauguración del parque y el museo se liberó cientos de conejos en memoria de los cientos de conejos que allí perecieron, ya que se dice que cientos de estos pequeños animales fueron utilizados para las investigaciones y probar la efectividad de los diferentes gases. Algunos creen que la isla no podría ser del todo segura ya que se desconoce que haya habido alguna descontaminación e incluso se rumorea que en algunos puntos de la isla podría haber bidones de gas enterrado. #Misterio #Leyendas