Viendo que el tema de objetos malditos interesa, y como lo prometido es deuda, pues el anterior artículo ha gustado a los lectores, hoy, para seguir con este especial, os traigo una nueva leyenda, que en esta ocasión, gira alrededor de un cuadro, que según dicen, provoca náuseas y vómitos a todo aquel que lo observe, aunque sea a través de una fotografía.

  La obra de arte, titulada The Hands Ressis Him, creada por Bill Stoneham en 1972, plasma lo que sería su infancia junto a su muñeca favorita, a sus espaldas, una cristalera donde unas manos un tanto aterradoras, presionan con fuerza la estructura de cristal.

El cuadro, se expuso en una galería de arte en la ciudad de Luisiana (Estados Unidos) en la década de los 70 y fue adquirida por John Marley, famoso por su intervención en la película de “El Padrino”.

Anuncios
Anuncios

A su muerte, el cuadro se perdió.

En el año 2000, esta obra de arte apareció a la venta en Internet, el vendedor, dijo que encontró el cuadro en una fábrica abandonada de cerveza e inserto una cláusula donde decía que no se hacía responsable de aquello que pudiera sucederle al futuro comprador.

Con estas palabras, se formó una leyenda entorno al cuadro donde muchos aseguraron, que tras visualizar la pintura, sentían vómitos, náuseas e incluso alguien que intento tomar una captura de pantalla, presenció cómo su impresora se volvió literalmente “loca”.

Finalmente, la obra que empezó con una puja inicial de unos pocos dólares, acabo siendo comprada por 1025 dólares. La leyenda de este cuadro, se acrecentó cuando el propietario, aseguro que mando a un exorcista para que observara el cuadro, y este, aseguro que estaba poseído por algo que no era de este mundo y que no venía con buenas intenciones.

Anuncios

Lo más macabro de este cuadro, se dice, sucede cuando Stoneham, autor de la obra, declaro que tanto el dueño de la galería de arte como el crítico que la analizo, murieron “en extrañas circunstancias”.

A continuación, podéis ver un vídeo explicativo donde se detalla más a fondo la historia de este cuadro “maldito”. ¿Te atreverías a tenerlo en el salón de tu casa? Yo, sin duda alguna, respondo afirmativamente.

#Misterio #Leyendas