Ya hay sentencia en firme en el “Caso Asunta”, la niña de 12 años que fue encontrada muerta en la localidad gallega de Teo hace dos años. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha confirmado que la sección sexta de la Audiencia Provincial de La Coruña acaba de condenar a sus padres adoptivos, Rosario Porto y Alfonso Basterra,  a 18 años de prisión respectivamente, por un delito de asesinato con agravante de parentesco. La sentencia llega tras haber sido declarados culpables por unanimidad por un jurado popular el pasado 30 de octubre.

Asimismo, esta misma sentencia concluye que los padres de la niña premeditaron todo un plan para matar a la niña.

Anuncios
Anuncios

De hecho, tal y como se explica en el documento oficial, el día 21 de septiembre de 2013, un día antes de encontrarla muerta, la familia comió junta y durante esa comida, los padres dieron a Asunta “una cantidad de medicamentos que contenía lorazepam, necesariamente tóxica, para posteriormente, cuando hiciera efecto, asfixiarla».

Posteriormente, Rosario Porto trasladaría a su hija a la casa de Teo, donde tanto ésta como Alfonso Basterra ahogarían a la pequeña. Según indica la sentencia, la asfixiaron “por medio de la compresión que le aplicaron sobre la boca y la nariz, y en un momento próximo a la muerte de la menor, los acusados ataron a su hija por los brazos y los tobillos por medio de unas cuerdas plásticas de color naranja”.

Rosario Porto y Alfonso Basterra niegan el asesinato

El pasado 30 de octubre, Rosario Porto y Alfonso Basterra fueron declarados culpables de la muerte violenta de Asunta, ya que, por unanimidad, el jurado popular creyó, tras las pruebas encontradas, que ambos idearon un plan para acabar con la vida de su hija y que ésta, no pudo en ningún momento defenderse.

Anuncios

Los progenitores, durante su declaración en la vista oral, se afanaron en todo momento a decir que ambos “no habíamos tenido nada que ver con la muerte de Asunta”, que era “lo que más queríamos”, y además, que no entendían cómo pudo llegar tal cantidad de ansiolítico al cuerpo de la niña, ya que ellos no habían “administrado nada”. Sin embargo, la posterior autopsia de Asunta reveló que en su cuerpo había altas dosis de Lorazepam. #Niños #Accidentes