La tragedia ha sucedido en torno a las once y media de la mañana de hoy domingo,  cuando un grupo de cazadores se encontraba haciendo una batida contra un jabalí en el Alt Empordà, en el municipio de Boadella.

El grupo de cazadores, procedentes de la vecina localidad de Terrades, se encontraban en sus puestos esperando para abatir al jabalí, cuando al parecer uno de ellos escuchó un ruido entre los arbustos y disparó sin percatarse de que a quien había disparado era a uno de sus compañeros, vecino de Terrades y de 85 años. El cazador recibió el disparo en la ingle, afectando a la arteria femoral.

Sus compañeros al percatarse de lo sucedido, avisaron de inmediato a los servicios de emergencias, que se desplazaron inmediatamente al lugar de los hechos, un camino situado entre ambas localidades.

Anuncios
Anuncios

A pesar de la rapidez con la que acudieron los servicios médicos a la zona del accidente, no pudieron hacer nada por salvar su vida, ya que debido a la localización de la herida, se desangró en cuestión de minutos.

En cuanto a cómo ocurrieron los hechos, los Mossos de Esquadra han abierto una investigación para averiguar en que circunstancias se ha producido el accidente y se ha trasladado al Juzgado de Instrucción de la localidad de Figueres. El cadáver fue trasladado este medio día al Instituto de Medicina Legal en Gerona donde se le realizará la autopsia. 

En España mueren alrededor de 45 personas al año en actividades derivadas de la cacería; de todos ellos, en torno a 24 son cazadores que mueren debido a un disparo de escopeta, ya sea propia o ajena. Aunque si tenemos en cuenta el número de cazadores y de armas que hay en nuestro país, nos encontramos con que este tipo de #Accidentes no son muy comunes; casi un millón de personas son cazadores, y a lo largo de un año se disparan en torno a tres millones de balas y unos 150 millones de cartuchos.

Anuncios

No es un deporte considerado de alto riesgo, aunque se debe estar muy alerta: un impacto de bala a un kilómetro de distancia en una zona vital del cuerpo, puede acabar con la vida de una persona. #Crónica Barcelona #Sociedad Barcelona