El Juzgado de Instrucción Nº 2 de Aranda de Duero (Burgos) tendrá que dictar sentencia sobre un caso de maltrato animal en una práctica de caza mayor, muy habitual en la zona durante esta época del año.

Hasta el juzgado ha llegado el caso de un hombre de 51 años, que responde a las iniciales J.A.D.L., que ha sido imputado por la Guardia Civil por un delito de maltrato animal sobre dos perros de raza podenca cruzada.

El hombre es rehalero y los perros acudían a una cacería colectiva en un remolque demasiado pequeño y de escasa capacidad para acoger a todos los animales que viajaban en el habitáculo.  El informe de del veterinario determina que ambos perros murieron por asfixia en el trayecto, por aplastamiento del cuello.

Anuncios
Anuncios

La Guardia Civil indica que los cuerpos de los perros fueron abandonados en un paraje natural, de manera que el imputado también ha infringido  el protocolo para retirar y depositar #Animales muertos.

La investigación del caso se abrió tras comprobar que los cuerpos no tenían indicios de haber muerto tras haber sido alcanzados por un arma de fuego y tampoco tenían heridas ni lesiones que pudieran apuntar a un caso de envenenamiento.

La resolución de los hechos ha sido posible porque los animales llevaban microchip y los agentes pudieron localizar e identificar al propietario de los perros.

El caso salta a la luz en un momento de especial relevancia, ya que la jueza  María Jesús Campos Barciela, titular del juzgado de lo Penal número 8 de Palma de Mallorca, ha sido la primera magistrada de España en condenar con penas de cárcel a dos agresores de animales.

Anuncios

Será el momento de conocer si otros juzgados del país van a seguir la senda abierta por la jueza de Palma de Mallorca y que está siendo muy aplaudida por los colectivos animalistas y por un sector importante de la sociedad altamente sensibilizado por los los casos de maltrato animal. 

La reforma del Código Penal determina, desde el pasado 1 de julio, que estos casos pueden ser considerados como un delito, y no como una mera falta. Además, se ha ampliado la pena máxima de 12 a 18 meses para las personas que infrinjan malos tratos a los animales.  #Ecología #mascotas