Esta mañana ha sido activado el protocolo de emergencia del ébola en A Coruña por el posible caso de un joven guineano, del que no se ha facilitado el nombre, de 24 años que padece fiebre desde hace cinco días. El paciente ha llegado en una cápsula de aislamiento al Hospital Meixoeiro de Vigo, el centro de referencia para este tipo de casos en la comunidad gallega. Ya se le han tomado muestras al paciente para confirmar si se trata o no de un caso de ébola y se han enviado al Centro Nacional de Microbiología de Madrid.

Hasta no conocer los resultados el paciente permanecerá ingresado y aislado en este Hospital, donde la Consellería de Sanidad ya ha convocado una comparecencia para esta tarde.

Anuncios
Anuncios

Si se confirma el contagio, será derivado a otro centro de referencia más preparado para el tratamiento de casos confirmados. El Carlos III de Madrid sería el destino más probable de este ciudadano guineano si se confirma que padece el virus.

Precisamente en ese hospital es donde estuvo ingresada Teresa Romero, la enfermera que se contagió tras tratar a Miguel Pajares y Manuel García Viejo, los dos religiosos repatriados el año pasado desde Sierra Leona. Ambos pacientes fallecieron días después de ingresar en el centro madrileño y Teresa, quien fue la encargada de limpiar la habitación de los misioneros tras su muerte, acabó contagiada. El caso fue muy seguido mediáticamente ya que se trataba del primer contagio directo de ébola ocurrido en España.

Uno de los aspectos que más ampollas levantó del caso de esta enfermera gallega fue el sacrificio de su perro Excálibur, a pesar de que en ningún momento se probó que se hubiese contagiado de su dueña.

Anuncios

Tras la muerte de su mascota, miles de personas mostraron su apoyo a Teresa y a su marido, Javier Limón, quien también se encontraba en cuarentena en el Hospital Carlos III. Desde allí, Limón escribió una emotiva carta a Excálibur donde culpaba a las autoridades de la muerte de su perro. Teresa no conoció el fallecimiento de su inseparable amigo hasta que estuvo recuperada.

Tras salir del hospital, Teresa Romero ha intentado poco a poco recuperar su vida y superar el trance por el que pasó. Nunca volverá a ser la misma, aunque ya sonríe gracias a Alma, su nuevo perro, con el que apareció en la plaza de Callao el pasado 8 de octubre en la plaza de Callao en un acto que organizó el Partido Animalista para conmemorar el primer aniversario de la muerte de Excálibur.

La recuperación de Teresa fue posible gracias al gran trabajo que realizó el equipo del Hospital Carlos III y al plasma de la Hermana Paciencia, quien ya había superado la enfermedad anteriormente. Romero siempre le ha mostrado un agradecimiento infinito a la religiosa y se ha mostrado siempre receptiva a donar para ayudar a otros enfermos.

Anuncios

“Aquí estoy hasta quedarme seca”, afirmó contundente en rueda de prensa tras ser dada de alta.

Encontrar una vacuna y avanzar en la lucha contra esta enfermedad es el principal objetivo de muchos especialistas y no cesarán hasta dar con ella. Seguiremos pendientes de la evolución del paciente ingresado en A Coruña.  

  #En Directo #Enfermedades