El 14 de julio de 2013, en la Prensa francesa saltó una terrible noticia, como aquí con el militar de Córdoba que mató y enterró a sus dos hijos. Sólo que aquí era un legionario español que vivía en Francia, se casó con una mujer francesa y tuvo una hija con él. Desaparecieron las dos y se sospechó enseguida de él. Fue detenido y se ahorcó pocas semanas después en el cuartel Joffre de la Legión Extranjera, sito en la capital de Catalunya Nord.

La mujer se llamaba Marie-Josée, y la hija Allison. Ésta tenía 19 años y tenía que participar en un concurso de belleza, Miss Rosellón. Se les da ya por muertas. La conmoción en su momento en Perpignan, sobre todo, fue brutal, y la Prensa seria francesa estuvo semanas con el caso.

Anuncios
Anuncios

Ahora, el prestigioso semanario Paris Match vuelve con el asunto mostrando la compleja personalidad de Francisco Benítez, descrito como un auténtico sátiro.

Benítez nació en Algeciras en 1963. El reportaje, titulado “El carnet rosa del legionario”, pregunta por ello a una de sus innumerables amantes, Monique, 20 años mayor que él, a la que conoció dos años después de casarse con Marie-Josée: “Le gustaban las mujeres, todas las mujeres. Jóvenes, viejas, españolas, sudamericanas y francesas”.

Por medio de las fotografías, el semanario habló con la española María Teresa, su última amante, vigilante del Consulado español en Perpignan, a la que telefoneó poco tiempo antes de quitarse la vida. Evoca Paris Match también otro misterio sin resolver en la ciudad, la desaparición de una brasileña llamada Simone de Oliveira, un año antes de éste caso, o el de Valérie, encontrada muerta en una playa nudista de la zona en 2011.

Anuncios

María Teresa describe cómo era él durante el acto amorosol: “Era insaciable, nunca olvidaré su mirada de animal”. Hay más amantes, como Dolores, una militar española destinada en la ciudad, más sus frecuentes visitas a prostíbulos fuera de la frontera francesa, como el de La Jonquera (en Francia no están permitidos los prostíbulos) y su comportamiento con las mujeres en general. Incluso se habló de incesto en la relación entre Benítez y su hija Allison.

Sigue mientras tanto la investigación para encontrar al menos los cuerpos de la mujer y la hija. El mes pasado, el diario La Dépêche du Midi informaba de que María Teresa dijo que en el piso de la familia Benítez notó un extraño y desagradable olor que salía del subsuelo desde el cuarto de baño, al estar con él allí mismo pocos días después de la desaparición de ellas. El abogado del cuñado de Benítez exige un registro a fondo del lugar, donde podrían haber estado los cuerpos.

El caso ha dado desde entonces muchas pistas sin resolver, y ya ha habido en Perpignan otros tan sonados como los denominados “crímenes de la Estación de Perpignan”, con víctimas unas encontradas y otras que siguen desaparecidas, con misterios sobre los autores, de los que se han ocupado incluso programas televisivos de reportajes documentales de investigación de la TV francesa, como “Faites entrer l’accusé”.

Volviendo a Benítez, se tardó en saber que cuando se mató, estaba cubierta su cabeza de un extraño pañuelo negro, y que parece ser que la Fiscalía no lo contó todo para no entorpecer la investigación.

Anuncios

O que lo hizo delante mismo de otros militares, uno de ellos lo contó todo a Les Journaux du Midi. Esto no lo contó la versión oficial de los hechos. #Violencia de género