Las estafas por #Internet son cada vez más ingeniosas, virales y pasan más desapercibidas. Es el caso de la nueva estafa que circula por las redes de nuestros móviles a través de la famosa aplicación WhatsApp. Se trata de un enlace acortado que nos envía algún contacto diciéndonos: “Mira!”. Al pinchar el enlace nos redirige a una página que simula la apariencia de Mercadona y nos pide que realicemos una pequeña encuesta para poder participar en un sorteo en el que el premio es un vale de 150 € para gastar en la famosa cadena de supermercados.

Al terminar la encuesta nos pide una serie de datos personales para poder inscribirnos en el supuesto sorteo.

Anuncios
Anuncios

Nombre y apellidos, correo y número de teléfono móvil. El verdadero peligro realmente no es, pues, realizar la encuesta, sino introducir los datos que nos pide, ya que con ello consiguen datos de personas y nos llegan grandes cargos en las tarifas de nuestros móviles por servicios que realmente no hemos contratado nosotros.

Debemos andarnos con mucho ojo en éstos días en los que internet puede realizar casi cualquier cosa. Hay que tener muy en cuenta algunos consejos para identificar una posible estafa cuando navegamos con nuestro smartphone o nuestro ordenador:

Lo primero que debemos comprobar siempre es la autenticidad de la página: mirar siempre si tiene un botón de contacto de la “empresa”, si nos muestra alguna identidad, los derechos que tenemos, etc. Comúnmente encontramos todos estos accesos en la parte de abajo de una página.

Anuncios

El segundo tip a tener en cuenta para evitar sorpresas es no dar dinero por adelantado si no tenemos una garantía, o dar datos personales fácilmente. Normalmente, cuando una web nos pide un número de contacto, va seguido de un asterisco para indicarnos que es opcional. En los casos en los que es obligatorio el uso del teléfono móvil es en las compañías telefónicas o en los servicios de autenticidad.

El tercer tip es no caer cuando nos dice que el empresario se encuentra fuera y que debemos contactar con un intermediario.

Por último, una página que se encuentra con una mala traducción, como de forma automática, lógicamente no es de fiar.

En conclusión, debemos andarnos con mucho cuidado hoy en día por las redes. Los estafadores se vuelven cada vez más y más astutos y camuflan mejor la estafa bajo apariencias que son creíbles. Debemos siempre analizar muy detenidamente una página que nos pida datos personales y mucho menos cuentas bancarias o de PayPal. #WhatsApp #Smarthphone