Javier Fernández Fernández, de 40 años, fallecía ayer miércoles a causa de un disparo producido por un agente de la Guardia Civil, cuando intentaba reducirlo. Todo esto ocurrió en la localidad de Ponteareas, un pueblo de 23.000 habitantes de la provincia de Pontevedra.

Según han informado fuentes de la Guardia Civil, ésta recibió una llamada de un vecino de Ponteareas alertando de un posible caso de violencia doméstica, tras escuchar gritos en el domicilio de una mujer, que estaba siendo presuntamente golpeada. Al llegar al lugar de los hechos, encontraron que la mujer, malherida, había podido salir de la casa, pero aún se encontraba dentro del domicilio el bebe de ambos, de pocos meses.

Anuncios
Anuncios

Las autoridades, junto con un vecino de la zona, lograron que dejase al niño, pero el agresor seguía muy violento.

Fue en ese momento, cuando los dos agentes de la Guardia Civil intentaron tranquilizarlo, cuando el hombre cogió un objeto punzante -supuestamente un cuchillo de la cocina- e hirió a uno de los agentes en la cara, diciendo que "los iba a cortar en trocitos". El otro agente sacó la pistola e intentó reducirlo disparándole en una zona no vital, en este caso el abdomen, y aunque fue trasladado de urgencia al hospital y se mantuvo estable durante las primeras horas, finalmente falleció por la tarde.

Javier Fernández era muy conocido en la zona, pues había sido batería del famoso grupo "Los Piratas", liderado por Iván Ferreiro, y había tocado con músicos de la talla de Bumbury o Amaral.

Anuncios

En la actualidad se dedicaba a dar clases de música, y su entorno ha negado que fuera un maltratador.

Fuentes de su entorno cercano han declarado que Javier padecía una enfermedad mental, esquizofrenia, desde hacía diez años aproximadamente, enfermedad que se desencadenó a partir de la disolución del grupo en 2004. Éstos achacan el suceso violento a algún fallo con su medicación, pues lo definen como una persona muy tranquila, que nunca había agredido a su mujer, y que había sido padre hace muy poco. #Violencia de género