Francisco Rocasolano había sido ingresado el pasado sábado 25 de julio en el Hospital Clínico Universitario de Salamanca tras sufrir complicaciones coronarias. El abuelo materno de la Reina Letizia se encontraba en el pueblo salmantino de Puerto de Béjar, al sur de la provincia castellanoleonesa.

Así, tras la aparición de los problemas coronarios en el pueblo del Puerto de Béjar fue trasladado en ambulancia hasta la capital charra donde permanecía en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Clínico. Poco después del ingreso de Francisco Rocasolano, llegaba su hija, Paloma Rocasolano, y madre de la Reina Letizia para estar con su padre, así como Telma Ortiz, la hermana de la Reina.

Anuncios
Anuncios

Fallece el abuelo materno de la Reina Letizia

Según informan los medios el abuelo materno de la Reina #Letizia Ortiz iba a ser trasladado hasta Madrid pero complicaciones que sufrió en la pasada noche provocaran que no se pudiera realizar dicho traslado. Tras estas complicaciones, Francisco Rocasolano fallecía en el Hospital Clínico Universitario en la ciudad de Salamanca, en el que había sido ingresado, rodeado de sus familiares.

La Reina Letizia, que iba a asistir a un acto junto al Ministro de Industria, José Manuel Soria, en el que se iban a entregar los Premios Nacionales de la Moda en el Museo del Traje en Madrid, ha cancelado su asistencia al mismo para estar con su familia en estos momentos.

El abuelo de Doña Letizia, que tenía 98 años, vivía con su hija Paloma Rocasolano desde hace años, al igual que lo hizo con su esposa, Enriqueta Rodríguez que falleció en el año 2008 en el hospital madrileño Gregorio Marañón.

Anuncios

Francisco Rocasolano había sido taxista en Madrid durante muchos años y había vivido con su mujer en Alicante durante los años 90. Francisco había estado junto a su nieta, la actual Reina Letizia, en todos los momentos clave de los últimos años, su boda con Felipe, los bautizos de las hijas de ambos, Leonor y Sofía, e incluso la proclamación como Reyes de Felipe y Letizia.