El jueves pasado fallecía el bebé de 28 días ingresado el martes en el hospital Vall d'Hebron de Barcelona. El viernes, era supuestamente asesinada por sus padres, una joven discapacitada de 28 años en la misma comunidad.

Los padres del recién nacido llamaron a emergencias el lunes para denunciar que el pequeño no respiraba. El centro sanitario activó el protocolo de maltrato infantil lo que permitió que los Mossos d'Esquadra detuvieran, el martes por la noche, a los progenitores. La pareja, de nacionalidad española, ha sido enviada a prisión sin fianza y comunicada por presunto homicidio, luego de prestar declaración en el juzgado 19 de Barcelona.

Anuncios
Anuncios

La madrugada del viernes, un matrimonio de Alt Penedès y su hija Laura, eran encontrados, también en Barcelona, muertos por disparos en una carretera de Pontons. Las circunstancias personales que atravesaba la familia han provocado que la investigación policial gire en torno a un presunto parricidio planificado. La pareja, que rondaba los 60 años, habría dejado tres cartas; una para el hijo mayor; otra para la policía y una última para los amigos. La escopeta con la que se habrían realizado los disparos fue hallada sobre el regazo del padre, por lo que se sospecha que éste mato primero a su hija; luego a su mujer y por último se quitó la vida.

La policía informó que el padre llamó a la comisaría comunicando su intención y la de su pareja de 57 años, minutos antes de abandonar la casa en la que vivían el viernes por la noche.

Anuncios

#Niños