La Policía Nacional ha desmantelado una organización que obligaba a prostituirse a una mujer con discapacidad psíquica reconocida por la Junta de Andalucía, según ha informado la Comisaría de Córdoba. El grupo también se dedicaba al tráfico de drogas, que ofrecía como complemento a la prostitución.

La víctima ha sido liberada, junto a otra mujer que también era explotada sexualmente, por agentes de la citada comisaría, como consecuencia de la denuncia presentada por la misma en marzo pasado ante la Policía Nacional en la que hizo constar que era explotada sexualmente por una ciudadana rumana en un club de alterne de Palma del Río (Córdoba).

Anuncios
Anuncios

Palizas e incomunicación

La mujer informó de que se hallaba en esa situación desde hacía dos meses. La organización la obligaba a ejercer la prostitución desde las ocho de la tarde y hasta altas horas de la madrugada. Asimismo, indicó que se le retiraba el dinero que le abonaban los clientes y que se le había incautado su documentación personal y el teléfono móvil para evitar su huida.

La víctima dijo haber sufrido frecuentes palizas y amenazas de muerte por negarse a hacer lo que se le ordenaba, así como que la trama se apropiaba de la pensión mensual que recibía del Gobierno andaluz.

Organización y tráfico de drogas

A raíz de las investigaciones realizadas quedó patente la existencia de una organización jerarquizada, al frente de la cual se encontraba un ciudadano español, que se encargaba de captar a personas en riesgo de exclusión social o con discapacidades como la liberada.

Anuncios

Los agentes pudieron constatar además el tráfico de drogas a que se dedicaban los delincuentes. Las sustancias eran ofrecidas a los potenciales clientes para anular su voluntad y recaudar más dinero. La venta se realizaba bien en el mismo local de alterne o se llevaba al domicilio del solicitante junto con las mujeres que eran prostituidas.

La intervención policial se ha saldado con la detención de 15 personas españolas y rumanas, el decomiso de varios gramos de cocaína y cerca de doscientas plantas de marihuana, teléfonos móviles de última generación, un arma simulada, varios machetes y útiles para procesar la droga. #Sociedad Málaga