Como si de surrealismo puro se tratara, de ese surrealismo que tanto le gustaba y utilizaba nuestro pintor Dalí, ayer, el mismo día y a la misma hora, que se inauguraba una exposición del artista y su amigo Antoni Pitxot, este último, fallecía. 


Pura ironía de la vida de este artista nacido en Figueres por el 1934, y que podía presumir de ser el único, junto con Gala, que podía contemplar a Dalí mientras trabajaba, nos halla dejado su obra inédita a la vez que su vida desapareciera. 


La exposición que se celebra en Cadaqués, cuenta con 68 obras de arte, entre las cuales, 37 pertenecen a Pitxot. Obras realizadas entre los años 1963 - 1989 y que hasta el momento, nunca se habían visto en nuestro país y que pertenecen a una colección italiana realizada por el artista. "Dalle Molle".


El resto de los lienzos y obras expuestas, son de Dalí, que no podía faltar a este acto de su fiel amigo. Un verdadero homenaje, que Pitxot, quería hacer, a la larga amistad que les unía y como no, a la colaboración que entre ambos habían realizado. Ni uno ni otro, ha podido ver este acto homenaje. 


Se conocieron en el 1972 y el genio Dalí, le ofreció la oportunidad de enseñar su trabajo en el museo del artista en Figueres que se inauguraría en el 1974 a lo que Pitxot accedió, y ya nunca saldría de esas paredes del Teatro Museo de dicha ciudad. 


Hasta este viernes, ha tenido la dirección de los tres museos de Dalí. El de Figueres, Cadaqués y Port Lligat, además de ser, el patrón vitalicio de la fundación del artista. Solo la muerte que le sobrevino aún no hace 24 horas, le han podido quitar estos honores. 


Pitxot, ya cuenta con una exposición en Barcelona que se abrió en mayo del pasado año, donde se puede apreciar el #Arte que poseía creando lienzos a partir de esculturas pétreas. Era su manera de crear. Modelaba la piedra para después, plasmarlo en el lienzo vacío. 


Descanse en paz ya junto a su compañero y amigo, maestro Pitxot. Allí juntos crearan belleza de lo que les rodee. Aquí nos quedamos con sus obras.