Han detenido a una mujer de nacionalidad hondureña de 22 años de edad por poseer un kilo y medio de cocaína líquida en el interior de sus prótesis mamarias y habría muerto de no ser por una patrulla de policía de narcotráfico en Bogotá. Su destino era Barcelona a través de Francfort.

Toda ésta historia comienza cuando la chica detenida Paola Deyanira S. sufre una situación económica mala y pretende aliviar ésta situación pasando droga de un sitio a otro, un acto que se conoce como"mula". Por lo tanto, le propusieron unos narcotraficantes someterse a una cirugía que consistiría en inyectarle una sustancia ilegal en sus prótesis mamarias para poder transportarla y que le pagarían a su llegada.

Anuncios
Anuncios

Ella sabía que le inyectarían alguna sustancia pero no sabía cual.

El miércoles día 17 empezó a encontrarse mal y aunque tenía el vuelo para el domigo 21, intentó adelantar su vuelo para hacer la entrega en cuanto antes para poder regresar a su casa. Cuando ésta llegó al aeropuerto, una patrullera experta en narcotráfico la notó extremadamente nerviosa y al pedirle el pasaporte y observar que la chica tenía la única salida de Tegucigalpa se extrañó, le preguntó quién le había comprado el billete y al no tener la respuesta, un agente de la patrulla supo de inmediato que podría estar ante una posible "mula".

El agente revisó su equipaje y no encontró nada, pero la llevó hasta una sala de Rayos X dado que podría tener cápsulas con cocaína en el estómago y lo que vieron fue algo sospechoso en sus senos.

Anuncios

Pasaron al cacheo y encontraron algunas heridas recientes y unas cintas negras pegadas en sus senos.

Al volver a entrevistarla, Paola aceptó que le metieron una sustancia ilegal pero que no sabía su contenido. La habían dormido durante la operación y ella estaba convencida de que los narcos habían usado algún sistema sofisticado. Cuando la llevaron al hospital, descubrieron a través de una ecografía una anormalidad en el interior de los pechos y una gran inflamación causada por una gran infección aparte de tener fiebres altas. Le pidieron autorización para la intervención a lo que Paola aceptó.

No solo encontraron dos bolsas con cocaína líquida en su interior sino también gasas que le habían dejado en sus interior los narcos, con lo que según fuentes policiales "seguro que pensaban extraerle la cocaína y dejarla morir en Barcelona de infección". Asimismo, Paola es madre de un hijo que vive en Tegucigalpa y ahora ésta tendrá que pasar unos años bajo las rejas por narcotráfico en Bogotá. #Drogas