Roser Palau de 37 años ha sido encontrada sin vida en la región de Langtang. Su padre, desde Barcelona, había cuestionado la falta de celeridad del gobierno español en brindar información a las familias.

La mujer, de origen catalán y entrenada en deportes de aventura, se convierte en la primera víctima española del terremoto, así lo ha confirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores este martes por la tarde. 

La víctima se encontraba en Nepal desde el mes de abril practicando trekking en la misma zona en la que fue hallado su cuerpo. La víctima trabajaba como quiromasajista, especializada en masaje tailandés. Según relata su familia había viajado hasta Tailandia para luego trasladarse a Nepal. El 20 de abril se comunicó  por última vez  con sus allegados y les informó que se encontraba en Shyabru Besi dispuesta a realizar una travesía a pie hasta el valle de Langtang.

Sus resto serán repatriados “lo antes posible” aseguró un alto cargo del Ministerio. Con la muerte de Roser Palau suman dos las españolas fallecidas tras el terremoto. La primera mujer murió al caerse de manera fortuita el día siguiente al seísmo. Las autoridades nepalíes no la han considerado una víctima del terremoto por tratarse de una muerte accidental.

Aún quedan 8 españoles sin ser ubicados en el mismo parque natural donde falleció la senderista catalana. La expedición de los rescatistas ha sido suspendida momentáneamente debida a la tormenta que azota la zona. #Cataluña #Crónica Barcelona