Así es, ya son dos los espeleólogos muertos en Marruecos, según ha informado La Voz de Galicia se acaba de confirmar la muerte José Antonio Martínez Jiménez, uno de los tres espeleólogos atrapados en la cordillera del Atlas. La noticia fue comunicada al Efe por un portavoz del ministerio del interior español.

La muerte de José Antonio según el Ministerio del interior fue debida a la imposibilidad de aguantar cinco días sin asistencia médica con las tremendas fracturas que tenía en piernas y cabeza provocadas por el fraudulento accidente.

Ayer mismo también se confirmó la muerte del abogado gaditano Gustavo Virués de 42 años de edad, el único superviviente ha sido Juan Bolivar Bueno que ha resultado ileso y que ya ha sido rescatado y trasladado esta noche a la localidad de Ourzazate.

Anuncios
Anuncios

Fue este domingo al atardecer cuando el equipo español de rescate llegó a la zona del accidente pero no se pondrán a trabajar hasta las primeras horas de luz del lunes "Han procedido a un reconocimiento de la situación y prevén proceder al rescate a primera hora de la mañana del lunes" señalaron fuerzas diplomáticas españolas.

Familiares y amigos de los afectados aún siguen anonadados debido a la lentitud con la que se ha actuado, debido sobre todo a la tardanza de las autoridades del Rabat en decidir si autorizaban la ayuda de especialistas españoles para sacar a los espeleólogos de la sima del Atlas en la que cayeron. Por otro lado Julio Perea, el presidente de la Federación Andaluza de Montañismo (FAM) ha admitido que la causa de la lentitud del rescate se debe a su enorme complejidad "Su evacuación demasiada larga se debe a la gran dificultad, más que por el riesgo, y especialmente si se trata con personas con heridas y por la dificultad de no poder hacerlo por helicóptero".

Anuncios

Los tres Españoles procedían de Sevilla, en total eran un grupo de nueve personas pero los tres afectados decidieron separarse de los otros el lunes quedando en reunirse de nuevo esa misma tarde o el martes, pero fueron pasando las horas hasta que la preocupación y los nervios hicieron que el jefe de la expedición avisara a las autoridades marroquiés. Aún así los tres hombres fueron encontrados por su propio equipo de espeleólogos, ya que este decidió quedarse en la montaña por la noche con la intención de hallar el paradero de sus compañeros.