Un hecho del sábado, en Carolina del Sur este martes, ha tomado un nuevo giro. Un vuelco espectacular. El suceso ocurrió, cuando un policía, fue acusado de la muerte a un hombre negro desarmado a tiros. Un testigo que en esos momentos se hallaba en las inmediaciones, grabó la escena, donde se puede ver, que un agente de la ley, disparaba por la espalda a su víctima, Walter Scott.

Los hechos, tal y como han sido relatados, sucedieron cuando el policía paró al dueño de un vehículo, por tener el piloto roto. El dueño del vehículo huyó corriendo y en esa huida el agente le disparó al hombre hasta en ocho ocasiones por la espalda. Tras ser atendido por los médicos de North Charleston, el informe de Walter Scott, ciudadano de unos 50 años, determinó, que fue alcanzado en varias ocasiones.

Tres veces en la espalda, de las que una de ellas, le atravesó el corazón, otras en el glúteo y otro disparo en la oreja. Este era el informa del sábado. Pero este martes, las cosas cambiaron. Los abogados de Scott, han entregado al "The New York Times", el video grabado por un testigo, que no quiere darse a conocer, y que grabó los hechos mientras acaecían.

Las evidencias, distan mucho de lo declarado en el informe policial, por lo que el Alcalde de North Charleston, ha debido rectificar sus primeras declaraciones, y admitir su error. Ahora, el agente policial, se halla ante una acusación por cargos por asesinato, como han notificado a la prensa, que le puede llevar a una pena de cadena, e incluso perpetua o pena de muerte.

La familia de la víctima, aseguran, que si no existiera ese video que demuestra lo sucedido, los resultados, hubieran sido muy diferentes. Las imágenes del video se están retrasmitiendo por la televisión estadounidense, advirtiendo de la crueldad de estas y recomendando no verlas por poder herir la sensibilidad.

El video ha demostrado que el policía esposó al sospechoso cuando se hallaba desangrándose en el suelo y dejó caer algo, en un intento, por alterar la escena, cuando en su informe, el agente y su compañero, afirman, que intentaron reanimar a Scott.

Esta historia, ahora gracias al video, queda descartada. Este es un caso más a unir a los que, últimamente, se están sucediendo en EE.UU., donde en numerosas ocasiones, personas negras, son abatidas por agentes, en un principio, sin causas justificadas.