Un hombre de 58 años ha sido hallado muerto en Balcarce, localidad de Buenos Aires (Argentina). El hombre, que trabajaba en el campo, llevaba varios días desaparecido de su puesto de trabajo y ha sido, precisamente su jefe, que fue a buscarlo a su casa al no saber nada de él, quien lo encontró sin vida.

J.A.L. que es como se llamaba este trabajador, se encontraba en avanzado estado de descomposición cuando finalmente fue la policía a su casa para levantar el cuerpo. Se piensa que pudo haber fallecido unas 48 horas antes de su hallazgo. Lo curioso del suceso, según comentó el fiscal que lleva el caso, es que, en un primer momento, pensaron que eran dos cuerpos inertes los que se encontraban en la cama, pero al mover los cadáveres, se dieron cuenta de que uno de ellos, era un muñeco.

Anuncios
Anuncios

Sus propias palabras al Diario de Balcarce fueron: "Durante una primera inspección ocular parecía que había dos cuerpos sin vida. Luego se pudo comprobar que en realidad uno de los cuerpos era un muñeco con características especiales".

De hecho, se trataba de un espantapájaros, el cual tenía los labios pintados y de su bragueta salía un tubo de 15 centímetros, de lo que se ha deducido, que se trataba de un fetiche sexual del hombre, que habría estado teniendo relaciones sexuales con el muñeco.

El espantapájaros ha pasado a las dependencias policiales de la ciudad argentina, en espera de encontrar alguna prueba que pudiera implicar a una segunda persona que pudiera estar implicada en la muerte de José, aunque finalmente, tras la autopsia, se ha confirmado que la causa de la muerte fue un paro cardiorrespiratorio no traumático, que se pudo producir en el transcurso del acto sexual con dicho muñeco.

Anuncios

En la casa del fallecido no se han encontrado ningún indicio de intento de robo o de violencia. Los vecinos aseguraban al diario de la localidad "Diario Uno", que se trataba de un hombre bastante solitario, sin teléfono fijo en la casa ni móvil, que vivía solo y al que no se le conocía ningún amigo.