Los hechos han ocurrido hoy, 20 de abril, sobre las 9 de la mañana. Un alumno del colegio Joan Fuster ubicado en el barrio La Sagrera de Barcelona ha irrumpido en clase con una ballesta, un puñal y una pistola de balines.

El atacante, un niño de 13 años ha herido con la ballesta a su profesora cuando ésta le ha abierto la puerta ya que llegaba con una hora de retraso y posteriormente ha apuñalado a la hija de la docente en la pierna. Alertado por el escándalo y los gritos de los alumnos, otro profesor ha acudido a la clase y ha fallecido tras recibir un disparo en el pecho. El agresor después ha entrado a otra clase y ha agredido a otros dos alumnos con el arma blanca que portaba.

Anuncios
Anuncios

Los Mossos d'Escuadra y el Sistema de Emergencias Médicas han enviado varias dotaciones a la escuela, donde además se han congregado numerosos padres, que han recibido la noticia a través de los móviles de sus hijos. La consejera de enseñanza, Irene Rigau, y el alcalde de Barcelona, Xabier Trias, también han acudido al centro donde ha ocurrido el trágico suceso.

El menor ha sido identificado y custodiado pero no detenido debido a que es inimputable, una condición que le exime de responsabilidad penal de sus actos y que desde luego reabrirá el debate sobre la conveniencia de reformar la Ley de Responsabilidad Penal de los menores. La legislación vigente relativa a menores recogida en el Código Penal de 1995 y en la Ley reguladora de la Responsabilidad Penal de los menores establece que los niños que no alcancen los 14 años quedarán exentos de la exigencia de responsabilidad penal por los delitos cometidos, ya que el legislador consideró que cuando las infracciones son cometidas por menores de 14 años se debe buscar la solución en el ámbito educativo y familiar.

La legislación actual tampoco impone penas de prisión a los menores de 18 años que sí que resulten imputables, sino que establece medidas orientadas a la reinserción y reeducación.

Anuncios

No obstante, varios sucesos ocurridos en los últimos años, como el caso de Marta del Castillo o el de Sandra Palo (la joven de 22 años con una minusvalía física que fue violada, quemada y atropellada por tres menores) han reabierto el debate sobre la posibilidad de modificar las leyes penales respecto a los menores. #Educación