Después de que los Mossos d'Esquadra desarticularan el pasado miércoles la célula yihadista ubicada principalmente en la población de Terrassa (Barcelona) y que pretendían atentar en España en poco tiempo, se pudo conocer el día de ayer que la Audiencia Nacional ha enviado a prisión a siete de los 11 interrogados por delitos de pertenencia o colaboración con organización terrorista y tenencia de armas de guerra.

Asimismo el integrante de 17 años detenido en esta operación, fue ingresado durante un plazo mínimo de seis meses, en un centro cerrado de reforma. Sumándose a los otros dos menores internados en este tipo de centros por su presunta integración en organizaciones terrorista de tipo yihadista.

En el auto del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, publicado por el diario El Mundo se puede leer que el creador de esta célula terrorista sería Antonio Sáez Martínez, alias Aalí el peluquero, quien en diversas reuniones propuso atentar contra una librería judía y secuestrar a una persona, para vestirla con un mono naranja, y degollarla ante una cámara y así sembrar el terror. Según las conversaciones entre los imputados que fueron grabadas, se pretendía financiar su organización mediante el secuestro de la directora de una sucursal del banco Sabadell.

De igual manera, las investigaciones arrojaron que "Aalí" sugirió diferentes objetivos, entre ellos: Sinagogas o locales regentados por judíos, fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y el Parlamento de Cataluña. Indicando que lo harían usando una furgoneta en la que fueran camuflados ellos con las armas largas y granadas.

En el registro del domicilio de Diego José Frías Alvarez, un ultraderechista que en el 2006 encabezó la lista de la formación neonazi Movimiento Social Republicano (MSR) se encontró una cantidad de armas entre ellas: una granada de mano, cuatro escopetas, una pistola, 13 cuchillos de diferentes medidas y otros accesorios.

Anotaciones

En la casa del líder de la organización que se hacía llamar "Fraternidad Islámica para la Predicación de la Yihad" y que tenía como anagrama una metralleta y un machete, se encontraron una serie de anotaciones que relatan el proceso de radicalización de Antonio Sáez Martínez. Entre ellas:

"(…) Mi misión es convertirme en un buen musulmán y hacer lo que sea necesario para llegar hasta el fin", 13 de julio del 2012.

"(…) Estoy convencido que si en un momento dado me pondría al servicio de la Yihad mundial, pero tengo que conocer e introducirme más", 14 de septiembre del 2012.

"(...) Sigo teniendo en mi mente mi creencia en la yihad interior pero sobretodo la exterior, de tanto leer me he dado cuenta que en este mundo donde dos líneas delimitan el campo de batalla he sido absorbido por la Yihad mundial entre cruzados y judíos", 26 de octubre del 2012.

Cabe destacar que también se le ocupó material audiovisual pendiente de analizar y el siguiente fragmento manuscrito en un Corán: "Actuar sin piedad contra los enemigos y tratarlos con extrema violencia para aterrorizarlos, pues nosotros hemos nuestras propias dosis de terror".