La mañana del jueves, ha muerto el hombre que se encontraba atrincherado en su casa de Ejea de los Caballeros, municipio de Zaragoza. Un fuego cruzado entre él y los agentes cuando intentaron acceder a la vivienda terminó de está manera en la que resultó herido un agente que se encuentra grave.

El hombre que se encerró el miércoles por la tarde, disparó al novio de su hija y a un Guardia Civil. Ambos se encuentran bien. El novio tiene una herida en el hombro sin riesgo y el agente que llevaba el chaleco antibalas, tan solo sufre el impacto de la bala contra este. 


Según ha dado a conocer la hija de este hombre a sus allegados, su padre les estaba esperando y cuando los vio, abrió fuego contra su pareja. Al parecer todo lleva a la conclusión de que este hecho se debe a desavenencias familiares. 


El fallecido, tiene tres hijas y ha sido al novio de una de ellas al que disparó. Reside en Ejea en regenta un bar en la localidad. Los vecinos apuntan que era un hombre tranquilo que no había dado problemas y muy aficcionado a la caza 

Todo apunta a que el atrincherado temía que no le dejaran ver a su nieta, y que este haya sido el motivo de tan trágico final. Hasta el momento no se puede saber nada más. Este suceso acaecido en esta localidad de alrededor de 10.000 habitantes, ha conmocionado a los vecinos, que no entienden el porqué de los hechos. 


Ambos heridos, fueron trasladados al Hospital Clínico de Zaragoza, donde se les trató de sus respectivas heridas. La pareja de su hija sigue ingresado en dicho hospital y se encuentra estable. Los agentes tras varias horas de negociaión, decidieron entrar y ese ha sido el momento de intercambio de disparos, en los otro agente resultó herido y el atrincherado muerto. 

De momento y ante los hechos, la familia no ha hecho declaración alguna y aún se desconocen los motivos reales que pudieron llevar a este vecino a realizar estos actos que tan tragicamente han terminado para todos.

Anuncios
Anuncios

Se espera que en breve se pueda conocer algo más al respecto.