Desde que se produjese el incendio y posterior hundimiento del buque ruso Oleg Naydnov en alta mar el pasado 14 de abril la alarma de vertido de fuel se extiende al sur de la isla de Gran Canaria, donde se ha avistado una mancha rectilínea de hidrocarburo que ha alcanzado las costas del municipio de Mogán.

El helicóptero que sobrevuela el mar en busca de fauna afectada halló este miércoles a las 13:30 horas una mancha de combustible de más de 4 kilómetros en la costa de Veneguera, zona que forma parte de la Reserva de Biosfera Natural de Gran Canaria. Hasta el momento ya se han recogido más de 25 kilos de fuel.

Así lo manifestó la Ministra de Fomento Ana Pastor, quien in situ señaló este jueves que se han detectado tres fugas de combustible en el pesquero siniestrado a unos 24 kilómetros del sur de Gran Canaria y que expulsan 10 litros de fuel por hora. Ahora, la principal misión será sellar esas fisuras gracias al trabajo que ya ha iniciado un robot submarino. 

Los primeros análisis aseguran que no se trata de una mancha de grandes dimensiones, sino que dispersa, cuenta con restos de hidrocarburos no muy consistentes, por lo que en principio se consideran que los medios con los que se cuentan serán suficientes para restablecer la costa y hacer frente a su limpieza.

Anuncios
Anuncios

Por su parte, ante la localización del fuel el Gobierno de Canarias ha activado de manera preventiva un plan de emergencia en todo el Archipiélago, con intención de vigilar el sur de Tenerife y de La Gomera.

A la zona se han desplazado distintos operativos de medio ambiente y de seguridad, así como voluntarios, con la intención de limpiar el chapapote y detectar especies en peligro. Hasta el momento se han localizado tres pardelas que han sido trasladadas al Centro de Recuperación de Gran Canaria.

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha sido cuestionado en rueda de prensa por la errónea gestión del barco incendiado. Ante la pregunta Rivero ha considerado que “no es momento de hacer valoraciones políticas” ni “momentos de alarmismo”, sino de enviar un mensaje de  tranquilidad a la población para que el accidente afecte lo menos posible al archipiélago.   #Islas Canarias #Ecología #Política Canarias