Ayer martes, se cumplió un año del secuestro de 200 niñas en Nigeria a manos del grupo terrorista #Boko Haram. Se calcula que más de 800.000 #Niños, han debido huir de su país ante el aumento de violencia según un informe de Missing Childhoods, infancias perdidas, que ha publicado Unicef.Estos, se solidarizan con esta situación afirmando que todos estos conflictos tienen en los niños un efecto devastador.

Al día de hoy y ya transcurrido un año de los hechos, se sigue sin saber nada del paradero de las 200 alumnas secuestradas en Chibok, Nigeria. La ONU tiene sospechas sobre el futuro que habran tenido estas niñas, de las que se teme que muchas hayan podido ser asesinadas.

Por este motivo y con la conmoción que creo este suceso, ayer decenas de mujeres y niñas se manifestaron en apoyo a todas las secuestradas que se calcula son más de 2.000 en los últimos años y recriminando estos actos.


Nigeria junto a Chad y Camerún tiene una ola de violencia en la que los más pequeños son los que más sufren sus efectos. Miles de niños son raptados para después ser vendidos, violados o asesinados.

Por ello Manuel Fontaine, director regional de Unicef para África Occidental y Central, hace llegar a todos estos datos asegurando que se les debe devolver la infancia a estos niños. También se sabe que estos niños secuestrados, están siendo utilizados por el grupo terrorista de Boko Haram para sus filas como combatientes, cocineros, portadores y vigías, añade Unicef en su informe.


Toda esta situación esta llevando a que huyan dejando todo atrás, y sabiendo que ya no podrán ver a sus familias, sus casas o sus lapiceros, se hio una iniciativa con algunos de estos niños que lograron escapar.

Que pintaran como han vivido todo esto ellos. Esto lo promovió Missing childhoods para recordar este año ya pasado de tan trágico suceso y del que poco más se puede agregar por desconocer el paradero de todas las niñas secuestradas. Algunos de los dibujos realizados son desgarradores, acentuando lo horrible de la violencia.