En el Día Internacional del pueblo gitano, el Consejo Estatal del mismo hace eco de la protesta que llevan meses haciendo pública, defendiendo el cambio en la definición despectiva que se le hace a este colectivo en el propio diccionario de la Real Academia española. Concretamente, en la edición 22, se puede leer: 4. Que estafa u obra con engaño; mientras que en la 23ª edición se lee: 5. Trapacero.

A través de un vídeo en el que los protagonistas son niños y niñas de esta etnia, han querido reafirmar no sentirse identificados con la acepción de trapacero que se mantiene en el mismo, y muestran la decepción que supone el que, a día de hoy, se mantengan los tópicos despectivos al gitano, olvidando la historia y cultura que tienen y aportan a la comunidad, y realizando juicios generalizados que no corresponden con la realidad

En noviembre, tras haberse realizado una revisión dentro de la RAE, se sustituyeron los conceptos más explícitos como "que estafa" o "que obra con engaño" por trapacero, justificando ser esta acepción una usada en nuestro lenguaje como expresión hecha y no haciendo referencia a ningún tipo de descalificación hacia el propio colectivo.

Anuncios
Anuncios

Pero fundaciones de gitanos pertenecientes al propio Consejo Estatal denunciaron este hecho, al ver la falta de consenso, incluso al Defensor del Pueblo, pero incluso en la actualidad tienen que seguir haciéndolo. Actualmente además, si probamos a consultar tanto en la versión online como en la versión de papel última, podemos ver que los cambios son inexistentes y la definición la misma.

Aprovechando la festividad que celebran a día 8 de abril, quieren mostrar que "una definición discriminatoria genera discriminación", y por lo tanto para luchar contra esta discriminación aún existente lo primero que no debe aceptarse es una generalización del colectivo que alude más a unos valores antiguos que a los de una sociedad moderna, y que además proviene de una entidad relevante en nuestro país a la que todos tenemos acceso.

Anuncios