La campaña electoral del Partido Popular pasa por burlarse de sus oponentes políticos. Se ve que ya que nadie se cree lo que prometen y por eso tienen que cambiar de estrategia. Los ataques hacia Podemos, que han pasado de la burla (recordemos lo de Rafael Hernado y "#Podemos es caca") a las infamias, a las acusaciones públicas y finalmente al discurso del miedo en su más amplio espectro, parece que ya no ejercen el efecto deseado. Por eso, el gobierno ha buscado un nuevo partido sobre el que reírse públicamente: Ciudadanos y su líder Albert Rivera, al que se trata de quitar importancia mediante menosprecios y gracejos que, la verdad, no tienen mucha gracia.

Anuncios
Anuncios

Las declaraciones de Rafael Hernando siempre dan que hablar y esta vez no iba a ser menos, pues lo de "Naranjito" va a ser memorable. Según el portavoz del PP, Albert Rivera, el líder de Ciudadanos (un partido que está sufriendo un ascenso meteórico según las últimas encuestas), es ahora "Ese, el Naranjito", en referencia al color del partido. Las redes sociales se han hecho eco rápidamente de las declaraciones de Hernando y Twitter todavía arde con el hashtag #YoSoyNaranjito y en el que los seguidores de Rivera, han salido en su defensa, demostrando que son muchos más de lo que parecía. Todo un pitorreo internáutico en el que se entrecruzan fotos del "Naranjito" original, que no es otro que la mascota del Mundial de 1982, con guasas y sornas hacia el PP, que al parecer, ya han conseguido salir de nuestras fronteras y tener un alcance mundial.

Anuncios

Una vez más, el Partido Popular se ha hecho un flaco favor a sí mismo, pues si lo que pretendía era menospreciar a un oponente político que va pisando con fuerza, como es Albert Rivera, ha conseguido todo lo contrario. Las manifestaciones de los internautas en apoyo del líder de Ciudadanos no paran de crecer y ponen de manifiesto que realmente no es un partido tan minoritario como pretenden hacernos creer. La campaña de menosprecio no le ha servido al gobierno contra Podemos, que también gana votantes a diario, y tampoco le servirá contra Ciudadanos. Al Partido Popular, le convendría tomar más en serio a sus oponentes políticos, tanto a los "Morados" como a los "Naranjitos" porque aunque le pese, el bipartidismo en España ha tocado a su fin.