La imágenes del vídeo que el joven protagonista de la historia publicó en su canal de Youtube "Nomadic Adrenaline" son impresionantes, no es de extrañar que en tan sólo unos días millones de usuarios de la red lo hayan visionado. Las imágenes son recogidas por la cámara que el instructor lleva en el casco, en ellas se observa como Christopher Jones, de 22 años, se prepara para efectuar el salto, desde una altura de unos 12000 pies.

Desde la puerta abierta de la aeronave se ven los verdes y ocres del suelo realmente lejanos. Christopher salta y extiende los brazos y las piernas en forma de cruz para disfrutar de la increíble caída, pero a los segundos es evidente que algo no va bien, pues su cuerpo se da la vuelta en el aire y realiza movimientos raros.

Anuncios
Anuncios

El monitor no duda un segundo en lanzarse y acercarse a él, tras treinta segundos de angustia, medio minuto en el que Chritsopher volvió a nacer, el monitor consigue alcanzarlo y tirar de la anilla que posibilita que se abra el paracaídas. Pocos instantes después, cuando ya estaba a una altura de 3000 pies nuestro protagonista recuperó la consciencia y pudo aterrizar sin problema.

"Probablemente el momento más espantoso de mi vida" escribió Cristopher como comentario en la descripción del vídeo. Había pasado las pruebas médicas necesarias para poder practicar este deporte, pues a pesar de tener diagnosticada epilepsia, hacía más de 4 años que no le daba un ataque.

Un incidente parecido ocurrió en Witshire, Inglaterra el año pasado, cuando James Lee, de 25 años, fue golpeado de forma involuntaria por uno de sus compañeros estando en el aire a resultas de lo cual perdió la consciencia.

Anuncios

Sólo comprendió lo que le había ocurrido al visionar el vídeo que grabó la cámara que llevaba en el casco.

La caída libre es una modalidad de paracaidismo, que tiene su origen en los ejercicios de los militares de los cuerpos aéreos, consiste en lanzarse desde una aeronave en vuelo y disfrutar de la caída sin abrir el paracaídas hasta el último instante posible, esto les permite realizar figuras de vuelo. El tiempo empleado en la caída viene a ser de aproximadamente un minuto y se alcanzan velocidades de 250 km. hora.