Muchas veces nos quejamos por pequeños rasguños, nos caemos, raspamos una rodilla y ya estamos quejándonos como bebés, pero hay momentos en los que un hombre tiene que ser duro, valiente y decidido, eso debió pensar Mario un madrileño de 36 años cuando al salir de fiesta con sus amigos recibió nada más que seis puñaladas, lejos de quejarse este hombre hecho y derecho supo hacer una escala de valores y clasificarlos por importancia, estaba claro, para Mario el seguir de fiesta con sus amigos era más importante que ir al hospital a ser tratado por haber recibido seis veces las punzadas de un cuchillo.



Mario después de recibir las puñaladas volvió al Bar con sus amigos, aguanto varias horas perdiendo sangre mientras proseguía con la fiesta.

Anuncios
Anuncios

Cuando ya sus amigos se dieron cuenta que Mario no se encontraba bien llamaron a urgencias, realizaron la llamada a una ambulancia a las 5.30 de la madrugada que no tardo en presentarse en el lugar.

Los hechos ocurrieron en el barrio del Aluche, aun no se saben las causas de la agresión que sufrió Mario pero dos de las seis puñaladas eran profundas, concentrándose todas ellas en el abdomen y el tórax.



El barrio de la aluche perteneciente al distrito de La Latina se considera uno de los barrios más peligrosos de Madrid, siendo frecuentes las peleas entre bandas latinas, recientemente circulaban por youtube peleas a machetazos en las calles del barrio.



Estos no son los primeros incidentes dentro de este barrio peligroso, en 2012 una reyerta entre dominicanos acabo con un balance de 4 heridos y uno de ellos de gravedad, sin duda este nuevo incidente habrá vuelto a colmar la paciencia de los vecinos que exigen mayor presencia policial en la zona para evitar las continuas peleas y actos bandalicos que dominan el barrio.

Anuncios





Las heridas sufridas por Mario lo mantienen ingresado y el pronostico que ofrecieron los médicos es grave, su vida no corre peligro pero si hubiera ido al hospital, después del incidente no habría perdido tanta sangre y ahora el pronóstico seria más esperanzador, al final la fiesta le salio cara.