Las especulaciones y los interrogantes siguen rodeando la tragedia sufrida por el vuelo de Germanwings en Los Alpes. Ayer, representantes del Gobierno francés anunciaban que unas de las cajas negras del avión había sido recuperada y, en ella, se podían escuchar conversaciones en cabina previas al siniestro.

Por su parte, el portavoz de Lufthansa manifestaba que la tragedia acaecida a uno de sus aviones era completamente inexplicable. Hoy, han transcendido nuevas noticias sobre los momentos previos a la caída del avión en la cadena montañosa alpina. Según información del diario norteamericano "The New York Times", y confirmadas por "France Express", la posibilidad de que el vuelo sufriera un atentado no puede ser descartada.

Anuncios
Anuncios

Según esta información, se oyen conversaciones rutinarias entre los dos pilotos del avión al comienzo del vuelo, sin embargo, en un momento dado uno de los pilotos abandona la cabina y, cuando pretende volver a entrar su compañero no le abre la puerta e intenta forzar la puerta sin conseguirlo.

Los protocolos de la aviación civil después del atentado del 11 de septiembre de 2001 establecen que las puertas de las cabinas de vuelos, con más de 80 pasajeros a bordo, deben de ser blindadas para que no puedan acceder a ella personas ajenas a la tripulación. Sólo los pilotos, y tras visualizar el monitor de cabina, podrían permitir el acceso de personal en ella.

Esta información, de confirmarse, abriría la posibilidad de un atentado, sobre todo conociendo que alguien desactivó el piloto automático, que hubiera permitido mantener el vuelo, incluso aunque el piloto que permanecía en cabina hubiera sufrido algún tipo de desfallecimiento.

Anuncios

Aunque la lógica y la razón sugieren no especular sobre la causa de la tragedia, sobre todo por respeto a los familiares de las víctimas, la caída de un avión y su impacto con el suelo a casi 700 kilómetros a la hora (muy cercana a la velocidad de crucero) sugiere que el piloto del Airbus A320 no pudo reducir la velocidad del aparato durante los fatídicos ocho minutos que duró la caída libre del vuelo.

Se siguen recabando datos, y la localización de la segunda caja negra del avión siniestrado aportará nueva información sobre las coordenadas y los parámetros del vuelo y, quizás, en poco tiempo sabremos qué fue lo que ocurrió para que 150 personas perdieran su vida en este terrible accidente o atentado. #Terrorismo