El hecho de que existen muchas organizaciones que obligan a las mujeres a ejercer la prostitución en nuestro país es más que evidente, la mayoría de dichas chicas suelen ser de nacionalidades extranjeras, muchas de ellas aceptan esas condiciones debido a la necesidad económica que padecen y otras tantas son brutalmente engañadas, pues llegan con la promesa de ejercer un trabajo digno que nada tiene que ver con el oficio mas antiguo del mundo.

La historia que viene a continuación es más inusual, pues ha sido una mujer de nacionalidad española la que ha sido engañada en nuestra propia patria por estas mafias, prometiéndole un trabajo que nada tenía que ver con el que tendría que ejercer posteriormente.

Anuncios
Anuncios

La joven vivía en Madrid y recibió un oferta de empleo en Málaga por internet, muy contenta por la nueva oportunidad que le brindaba la vida se desplazó sin pensárselo dos veces a la capital, jamás se imaginaría lo que le esperaría, un hecho que sin duda alguna le cambiaría la vida, cuando llegó fue trasladada a un chalet del distrito Este donde fue retenida para obligarla a ejercer la prostitución.

Afortunadamente la mujer consiguió despistar a sus secuestradores y se encerró en una habitación donde llamó al 112, esto hizo posible que los agentes de policía la pudiesen liberar y a la vez detener a las tres personas responsables de dicho acto tan cruel y asqueroso, dos hombres y una mujer, de nacionalidad argentina y francesa.

Si una cosa ha quedado clara es que esta historia tan solo es una más dentro de las muchas en este mundo tan oculto que hay que es el del crimen organizado, y que aunque este pasaje haya obtenido un final feliz, hay que recordar que en nuestro país aún hay una gran multitud de organizaciones ilegales que se dedican a engañar a mujeres, prometiéndoles un buen trabajo para atraerlas y así arrastrarlas a un oscuro mundo de prostitución, esperemos que con el paso del tiempo la justicia actúe de una forma más contundente contra tales criminales, para así eliminar esta lacra de nuestra sociedad.

Anuncios