Ayer viernes, la joven de O Cebreiro en Ourense, de la que se sospechaba abusaba el fraile José Quintela Arias, declaró ante el juez, que tales hechos no fueron asi, y que ella accedió libremente a mantener relaciones sexuales con el religioso.

La joven que en el momento de los hechos contaba 16 años ahora ya tiene 17), acudió con su primo de 19 años con discapacidad intelectual como víctima también de abusos sexuales por parte del fraile.

Ante el juez, la menor afirmó que el fraile le aviso de los peligros que conllevaba el tener relaciones con él. Por ser ella menor, su cargo de religioso y la enfermedad que padece, ante lo cual y después de escuchar todo esto, continuo queriendo mantener relaciones con él.

También añadió, que de vez en cuando, el religioso, le daba dinero. Unas veces 50 y otras 100€, aunque ella seguía firme, en que no lo hacía por el dinero sino por que así lo deseaba. Esta declaración fue la que realizó el día 20 de febrero, y ayer la mantuvo ante el juez del caso.

Mientras tanto, la policía sigue con las investigaciones, sospechando que el dinero que ofrecía a la joven podría venir del cepillo de la parroquia. También se sospecha que Quintela, haya estado mandando imágenes a terceras personas, consideradas como pornografía infantil.

De momento se está rastreando su teléfono y tableta personales, a la espera de encontrar algo que justifique estas sospechas sobre el fraile de O Cebreiro. En su movil, se encontraron 200 imágenes de paisajes de su pueblo que luego subía a su página de Facebook, siendo el encargado de actualizarla. Ahora se buscan las de contenido más fuerte, donde se supone que aparece el fraile solo, y algunas en las que también aparece la joven.

Del que poco se ha podido saber en su declaración, ha sido del primo de la joven, que debido a su discapacidad, no ha sabido explicar hasta que punto llegó el fraile con él.
Ahora solo queda esperar lo que el juez marque de pena, pués aunque la relación haya sido consentida por parte de la chica, está penado mantenerla.