Parece que el río Ebro va a dar una tregua en su caudal, reduciéndose en los próximos días. De momento lo único que pudiera cambiar estas expectativas, serían los fuertes deshielos. Ahora que las lluvias no están previstas y cuando toda la zona de Navarra y Aragón se hallan haciendo un balance de las pérdidas en las cosechas, animales y a nivel de infraestructura, tan solo el caudal podría mantenerse en estas dimensiones por las fuertes bajadas de agua de las montañas. De momento no va a ser así, y aunque este dato se diera, ya no volverían a registrarse los puntos alcanzados en estos días pasados.



Anoche, al final, las Fuerzas de Protección Civil, Policía y los Bomberos, no tuvieron que desalojar a los 2.400 vecinos del pueblo de Zaragoza de Pina de Ebro, que estaban pendientes del cauce de este a su paso por allí, donde ya había arrasado campos y carreteras.

Las imágenes que nos llegan de la fuerza del río, nos hacen darnos cuanta de las grandes perdidas habidas, en una zona que principalmente se dedica a las cosechas y a los animales.

Esta crecida del Ebro, no se había visto desde hace una década, poniendo su nivel por encima de los seis metros de altura y doblando el ya de por si, gran caudal.

El Gobierno ha asegurado que el viernes se prevé aprobar un decreto con ayudas y medidas para paliar los efectos de la crecida.
Mientras tanto, Tudela, otra de las grandes afectadas, va recobrando a lo largo del día de hoy su normalidad, sin riesgo a otra posible riada. Los vecinos con efectivos de Protección Civil y voluntarios, siguen sus labores de achicar agua e intentar rescatar todo aquello que se haya podido salvar de este ataque del Ebro. Solo nos queda agradecer, que no se hayan tenido que lamentar fallecimientos humanos. Las cosas materiales ya se conoce que ascienden a millones de euros.

Lo que si es seguro, que en toda la cuenca del Ebro, este año, y esta crecida, no se olvidará fácilmente, recordándonos la fiereza del agua en su camino.

Anuncios
Anuncios

De momento el río sigue su camino adentrandose en Tarragona y esperemos que no deje más desastres a su paso y llegue a su final. Desde aquí, mi apoyo a toda mi gente.