Una mujer de 29 años de edad, vecina del barrio de El Prat en Barcelona, ha sido detenida y acusada de cometer un delito de estafa por hacerse pasar por una técnica de gas que trabajaba con la compañía. Además una vez dentro de las viviendas robaba a los propietarios de las mismas, según informó ayer la policía en un comunicado.

Según fuentes policiales, la detención se produjo el pasado 10 de marzo. La nacionalidad de la detenida es española y ha sido acusada de estafa, intrusismo y de hurto por los robos cometidos en las viviendas.

La investigación, que comenzó el pasado mes de enero, se llevo a cabo tras las denuncias de los vecinos del barrio barcelonés de Sant Andreu de la Barca avisando a la policía de varios operarios que se hacían pasar por instaladores de la compañía de gas que se presentaban en sus domicilios.

Anuncios
Anuncios

La policía ha confirmado que la detenida trabajaba con varias personas de forma conjunta y muy organizada. Una telefonista que se encargaba de llamar a las víctimas para concretar una cita y que de esta forma fuese menos sospechosa y un hombre que, junto a la detenida, se encargaban de hacerse pasar por los técnicos de la compañía de gas. Tanto el hombre como la detenida han sido acusados por un delito de estafa, hurto y de intrusismo, sin embargo a la telefonista se le atribuye un delito por obstrucción a la investigación.

Los estafadores se valieron de la Ley vigente por la que todo aquel que tenga una instalación de gas, para poder seguir recibiendo el suministro, tiene que someterse cada 5 años a una revisión de la instalación en la que se certifique que esta se encuentra en perfecto estado para su uso.

Anuncios

En la revisión de la misma, ambos estafadores, le indicaban a las víctimas que sus instalaciones de gas eran defectuosas por lo que debían de hacer una reparación de urgencia para poder continuar usándolas, por la que pedían 390€, según han declarado varias víctimas.

En el caso de que las víctimas no dispusieran de la cantidad requerida, les hacían pagar lo que tuviesen en el momento bajo la amenaza de que si no pagaban se les cortaría el suministro.

Por el momento la única detenida es la mujer de 29 años de edad, la cual tiene dos antencentes , y tendrá que declarar cuando el juez lo requiera. Los otros dos integrantes han sido imputados. #Sociedad Barcelona

Barcelona no ha sido la única ciudad afectada por este tipo de estafas. La ciudad castellanomanchega de Cuenca, lleva dos años con este tipo de problemas en lo que se refiere a los técnicos de gas envasado.