Después de la caída de la aeronave en los Alpes franceses, continúa la recuperación de las víctimas así como la búsqueda de la causa o causas del siniestro. "Los investigadores han conseguido cotejar el ADN de 78 personas por ahora", dijo el fiscal de Marsella, Brice Robin. La identificación de los cadáveres se lleva a cabo mediante la comparación de muestras de ADN de las víctimas con el de los familiares de las mismas.

"La recuperación de los restos tiene prioridad absoluta", declaró Brice Robin. Cuando se recuperen todos los cadáveres, hecho que ocurriría dentro de siete días, los investigadores precisarían conservar todos los restos después de su identificación ya que podrían ser útiles para una segunda fase de la investigación.

Anuncios
Anuncios

Robin también desmintió las especulaciones sobre que los restos mortales del copiloto Andreas Lubitz ya habían sido identificados. "Hace falta profundizar más en las pesquisas del Instituto de Investigación Criminal de la Gendarmería Nacional", añadió Robin.

Prosigue la búsqueda de la segunda caja negra

Robin confirmó que continúa la búsqueda de la segunda caja negra. Los expertos esperan que los datos del vuelo contenidos en esta, arrojen luz sobre los procesos acaecidos en el Airbus durante el accidente. El lunes se habilitará un camino para vehículos todoterreno que necesiten acceder al lugar del accidente. Por ahora sigue siendo un área remota a la que sólo se puede acceder en helicóptero o a pie. El objetivo es facilitar la recuperación de los restos más grandes, que por ahora son difícilmente transportados en helicóptero.

Anuncios

Actualmente, hay cerca de 30 colaboradores de tres países trabajando a destajo entre los restos del avión siniestrado.

Cuando el comandante salió de la cabina para ir al baño, el copiloto puso el Airbus A320 Barcelona-Düsseldorf deliberadamente en descenso. La fiscalía francesa rápidamente encontró en la primera caja negra, que el copiloto de 27 años de edad, dejó intencionadamente fuera de la cabina al piloto. Sin embargo, los investigadores franceses han de indagar más a fondo en la posibilidad de un fallo técnico del avión de Germanwings. "Al iniciar una investigación, no hay que ir en una sola dirección", concluyó Robin.