Un avión Airbus A320, perteneciente a la compañía aérea Germanwings (filial low cost de la compañía alemana Lufthansa), se ha estrellado en una zona de difícil acceso cerca de la localidad de Digne-les-Bains, en los Alpes franceses, con 150 personas a bordo: 144 pasajeros, entre ellos dos bebés, y 6 personas de la tripulación.

La mayoría de los pasajeros eran alemanes que volvían a su país después de pasar unos días de vacaciones tanto en Barcelona como en Palma de Mallorca. Sin embargo, tras los datos aportados por la compañía aérea, al menos 44 personas tenían apellido español.

El avión despegó del aeropuerto de Barcelona a las 9.50 horas de la mañana, con un retraso de media hora, y después de 45 minutos, el avión emitió una señal de socorro tras el cual desapareció del control de los radares.

Anuncios
Anuncios

Se ha descartado inclemencias metereológicas o que fuera un acto terrorista. De hecho, los lugareños no han escuchado ninguna explosión en la zona.

Hasta que no se investiguen las cajas negras del avión, la causa del siniestro puede deberse a un fallo mecánico que haya provocado la despresurización en cabina, según las informaciones del presidente de Aena, Ignacio Rubio, debido a que el avión ascendió muy rápidamente.

Las reacciones no se han hecho esperar: la visita oficial de los Reyes de España a Francia ha sido suspendida por los acontecimientos. François Hollande, presidente de la república francesa, se ha volcado en este siniestro desplegando todos los medios disponibles para realizar las operaciones de rescate, indicando, dadas las condiciones del accidente que no se espera la existencia de supervivientes.

Anuncios

Por otra parte, la huelga prevista por los controladores aéreos franceses para los días 25, 26 y 27 de marzo ha sido cancelada por las circunstancias dramáticas del accidente. Los familiares de las víctimas que se han acercado a la terminal 2 del aeropuerto de Barcelona-El Prat, se encuentran destrozados por el suceso.

Se les ha habilitado una zona para poder ser atendidos por psicólogos y médicos. La compañía del vuelo accidentado también ha abierto un número de teléfono gratuito para los familiares que no puedan acudir al aeropuerto para pedir información.