En la tarde del 23 de febrero de 2015, sobre las cinco y cuarto de la tarde, se ha producido un terremoto con epicentro en la localidad de Ossa de Montiel, provincia de Albacete, de 5,2 grados según la escala Richter, dejándose notar en el centro de la península.

Siendo de mayor magnitud que el que causó la tragedia en Lorca (5,1 grados Richter), en este caso no ha habido daños materiales, estructurales ni personales, salvo algún que otro incidente leve, debido a que el origen del temblor según el Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha estado situado a diez kilómetros de profundidad en lugar de a un kilómetro como ocurrió en la provincia de Murcia.

Anuncios
Anuncios

Otra diferencia importante entre ambos seísmos es la diferencia de población entre ambas localidades (2.500 habitantes frente a los más de 90.000 de Lorca), aparte que Ossa de Montiel limita con el parque natural Lagunas de Ruidera.

Uno de los primeros medios en comunicarse con la localidad ha sido El País, entrevistando telefónicamente a Rafael Mora, de 55 años, juez de paz y vecino de Ossa de Montiel. Les relataba el susto por el que ha pasado: "Ha durado como 15 o 20 segundos, en seguida me he asomado a la ventana y he visto a los vecinos salir a la calle".

Comenta también: "Vibraba toda la casa, temblaban todos los vasos y platos, las lámparas, y los perros no paraban de ladrar", después ha salido a dar una vuelta por el pueblo y no ha visto ningún desperfecto, según apuntaba.

Anuncios

Otra declaración es la del vecino de 50 años Fermín Rodríguez: "Mi mujer y yo estábamos en casa y nos hemos quedado petrificados".

Excepto en Galicia y Cataluña, el temblor también se ha notado en la Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla La Mancha y Madrid.

En la provincia de Madrid, se han tenido que desalojar por seguridad cuatro inmuebles que ya tenían desperfectos arquitectónicos en Torrejón de Ardoz, ya que es donde más se ha notado el temblor, aunque a medida que han pasado las horas, los vecinos han ido volviendo a entrar en sus hogares, aparte que desde la aplicación de Emergencias Madrid 112 se ha difundido un mensaje de tranquilidad a la población.