Esta mañana de domingo, se ha reanudado la búsqueda del esquiador bilbaino que se encuentra sepultado en la nieve, tras alcanzarle un alud en la estación de Candanchú, este sábado. El esquiador que iba acompañado de un compañero que ya fue rescatado y se encuentra fuera de peligro tras salir del centro de Salud de la estación y de la hipotermia que sufría y que abandonará el hospital en breve, se encontraba en una zona cerrada al público.

Ayer, por la escasez de luz, la Guardia Civil, tuvo que abandonar su búsqueda y retomarla esta mañana a esperas de encontrar al hombre con vida. La búsqueda está siendo intensiva y los perros de rescate ayudan en ella. A estas horas, el Pirineo Aragonés está en pleno temporal con lluvia y nieve, lo que va a dificultar la búsqueda del esquiador, por la mala visibilidad y el alto riesgo de posibles aludes.

El aviso de que el hombre, había quedado sepultado, se recibió a las 15,30 horas del sábado e inmediatamente se comenzaron las faenas de rescate por parte de Protección Civil y la Guardia Civil. El suceso ocurrió en la zona de Rinconada. Las expectativas de encontrar al esquiador se ven nubladas ante las circunstancias que se están dando climatológicamente, y en caso de hallarlo, no se tienen demasiadas esperanzas, por el posible grado de hipotermia en el que podría hallarse tras pasar la gélida noche en la nieve con temperaturas extremas.

A la búsqueda se han unido, efectivos de la Guardia Cilvil de Panticosa y Jaca. Las familias que ya han sido avisadas, se encuentran en estos momentos viajando al lugar del suceso a esperas de los resultados, que como va entrando el día, se está haciendo más complicado seguir con el rescate ante el empeoramiento del tiempo. Los dispositivos de rescate temen el desprendimiento de varios aludes, con el riesgo que eso conllevaría para todos los equipos que allí se hallan ayudando a localizar al esquiador de Bilbao. Desde aquí un apoyo a esos efectivos de rescate y a su familia, esperando que todo termine bien en ese bello Pirineo Aragonés.