Eran alrededor de las once de las noche del doce de febrero de 2005, cuando las alarmas antiincendios de la Torre Windsor se activaron debido a un incendio en la planta número 21. Rápidamente, el fuego se extendió por el edificio dejando completamente en ruinas a uno de los rascacielos más impresionantes de Madrid. Fue el riesgo de derrumbe el que imposibilitó la subida de los bomberos, quienes tuvieron que limitarse a enfriar durante horas las plantas bajas para impedir un derrumbe similar al de las Torres Gemelas, que hacía tan solo cuatro años que había impactado al mundo.

Hace justo diez años que el fuego devastó la simbólica torre, situada en la zona de Azca, convirtiéndose en uno de los incendios más importantes de la capital en el siglo XXI.

Anuncios
Anuncios

Una vez acondicionada la zona, el dos de marzo se procedió a la demolición de los restos calcinados del Windsor. Y es que calmada la vorágine, las hipótesis de lo que podía haber ocurrido no tardaron en llegar. Entre otras, supuestas negligencias por parte de los vigilantes de seguridad del edificio y por parte de los bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

Pero días después la aparición de un vídeo de un aficionado que mostraba figuras en diferentes plantas del edificio cambiaron todas las especulaciones. La incredulidad crecía y crecía hasta que un informe de los bomberos concluyó de las siluetas que se podían ver en el vídeo no eran más que reflejos ópticos de algún edificio cercano.

Además la Policía halló un agujero en la zona de los garajes por el que alguien podría haber entrado y marchado una vez originado el incendio.

Anuncios

Eso sí, nunca se ha sabido quién hizo este agujero y porqué. La hipótesis principal de la causa fue un posible cortocircuito, aunque finalmente la sentencia judicial afirmó que el foco del fuego se originó en el despacho de una de las empleadas.

En el lugar en el que se hallaba la Torre Windsor, se encuentra actualmente una torre transparente de metal, Titania, inaugurada en el 2013 y que cuenta con veintidós plantas. Siete de ellas las ocupa El Corte Inglés y están conectadas interiormente con el establecimiento del Paseo de la Castellana.