Francisco Nicolás, más conocido como 'el pequeño Nicolás', ha sido detenido por irse sin pagar supuestamente de un restaurante cerca de la puerta de Alcalá. El joven se negó a pagar una factura de una cena que ascendía a 523 euros. A ella acudieron 17 comensales entre los que se encontraba Isabel Mateos también llamada 'La Pechotes'.

Nicolás salió corriendo del conocido local de moda en Madrid (Ramsés), en el que habían cenado cuando la dueña le pidió que pagara. En ese momento no lo hizo pero en comisaría pagó lo que debía.

Tras su huida, el Pequeño Nicolás fue a la discoteca Gabana que es frecuentada por famosos en Madrid.

Anuncios
Anuncios

Los dueños de Ramsés denunciaron su fuga sin pagar llamando por teléfono a la policía y avisándoles que se encontraban en una discoteca cercana. Sobre las 2 y media de la madrugada, el Cuerpo Nacional de Policía detuvo al supuesto infractor. Acusado de un delito de estafa fue llevado por los agentes a la comisaría del distrito de Salamanca.

Sin embargo, el director de noche del restaurante ha contado a la agencia Europa Press que el joven acudió a cenar con 16 amigos. La factura era de 1.800 euros de los que Nicolás tenía que pagar por productos que había consumido los 530 euros que se negó a abonar en el restaurante. Después de que cada comensal pagara su parte, Francisco Nicolás no lo hizo. El responsable de Ramsés, Luis López, narró que el joven estudiante de derecho pidió la factura de las cosas que había pedido y que "al pagar dice que no paga y que va a hablar con un amigo.

Anuncios

Y cuando nos damos cuenta, se había fugado. Inmediatamente, nos comunicamos con la Policía". Según Luis López no se va a tramitar ninguna denuncia contra él ya que la cantidad que debía la acreditó en la comisaría de policía.

Francisco Nicolás ha sido recogido por su abogado esta mañana. A las 8 de la mañana fue puesto en libertad con cargos por un presunto delito de estafa. Pasó la noche en las instalaciones policiales. Tras la información proporcionada a la Cadena SER, el pequeño Nicolás aseguró que la cena estaba pagada por una empresa y que se trató de un malentendido. El joven tras ver la información en los medios de comunicación, ha colgado un texto en su perfil de Twitter en el que manifiesta: "Ante el perjuicio que me supone esta situación de indefensión y linchamiento mediático al que me he visto sometido durante todo el día, me gustaría que este desafortunado incidente quedase completamente aclarado".

El joven Nicolás suma este acontecimiento a otros de los supuestos delitos por los que está también imputado como atribuirse el haber trabajado para el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), por usurpación de identidad, estafa o falsedad. #Deuda