No hablamos exactamente de un secuestro. La chica se había escapado de su casa por propia voluntad, es de suponer que por "discrepancias" familiares. Tampoco es que fuese capturada en la calle y encerrada en un prostíbulo, fue captada o "convencida amistosamente". Pero el cúmulo de ilegalidades y, más aún, de inmoralidades que contiene esta historia es tal que hace remover las conciencias y refleja la degradación en la que se mueve el mundo de la prostitución o, por lo menos, muchos submundos dentro del mundo de la prostitución.

La chica se había escapado de casa y se había puesto a buscar trabajo para ganarse la vida.

Anuncios
Anuncios

Algo ya de por sí difícil en estos tiempos, mucho más si se es menor y se está huyendo de la familia. Al final, el trabajo que le ofrecieron no podía ser otro: chica joven y, al parecer, de buen ver... "objeto de deseo".

Al principio, parece ser que ella no le hizo demasiados ascos a la idea de prostituirse. Sólo puso una condición: ella elegiría los clientes, sólo lo haría con quien ella quisiese. Y hasta ahí llegó su "sueño de libertad". Por supuesto, en la prostitución tampoco se puede elegir a la clientela, sobre todo si hay proxenetas a cargo y ofreciendo la "mercancía". Entonces es cuando hubo que empezar a obligarla y, para que le "doliese" menos, era necesario drogarla.

Y para poder "venderla" había que ponerla en el mercado, para ello la mejor herramienta era Internet, en Internet se ofertaba y en Internet colgaron vídeos de la chica, parece ser que sin su consentimiento.

Anuncios

Ya no se trataba solo de prostitución, también de pornografía. Pornografía ilegal, pues está protagonizada por una menor y, además, no consentida.

Esta "aventura" es posible que tenga un final feliz porque la chica conservó la lucidez suficiente para reconsiderar sus circunstancias y decidir escapar de sus proxenetas y volver a casa. Y también pudo escaparse porque quienes la retenían no debían ser miembros de una de las peligrosas y muy crueles mafias de las que tanto abundan en el mundo de la prostitución y de la trata de mujeres. Así que pudo escaparse de los criminales que la obligaban a prostituirse en dos pisos y volver a casa. Su familia ha denunciado los hechos y la policía ha podido detener a los delincuentes, siete, de los que cuatro han quedado encarcelados.

La prostitución ha existido siempre y no ha lugar en este artículo para el debate sobre su legalización o no. La adolescencia también ha sido siempre una edad muy peligrosa (sobre todo para los padres). Pero cada época no sólo trae cosas nuevas sino que también modifica las circunstancias de lo eterno y, en ese sentido, las nuevas tecnologías de los tiempos actuales han multiplicado los peligros, particularmente para los adolescentes y también las herramientas, sobre todo para los delincuentes..

Anuncios

Por eso es necesario redoblar los esfuerzos, tanto educativos como de control, esfuerzo que debe ser ciudadano y familiar, que no puede dejarse en manos de las autoridades. Cualquiera puede entrar en miles de páginas de Internet buscando sexo. Allá cada cual con su conciencia y su moralidad, mientras no haga daño a nadie, pero hay cosas que no deben permitirse y ante las que es indecente mirar para otro lado.

Las menores no pueden ni prostituirse ni hacer pornografía, ni aunque quieran o crean que lo hacen voluntariamente. El que vea una menor en tales actividades debe denunciarlo. La policía garantiza la confidencialidad. Quien no haga nada también será culpable, por lo menos éticamente.