Hoy, los defensores de la libertad de expresión, y en especial, los creativos gráficos, estamos de luto. La noticia de que la amenaza de los radicales islamistas, en París, contra la revista semanal Charlie Hebdo, se había cumplido, con motivo de la publicación de unas ilustraciones satíricas sobre el profeta Mahoma, ha generado una gran respuesta mediática. Se sabe que este atentado ha dejado doce muertos, entre los que se encuentra el editor del periódico, ‘Charb’ y varios dibujantes más.

Esto no ha sido solo un ataque contra un periódico, ha sido un atentado contra la #Libertad de expresión. Resulta inquietante que se sigan cometiendo crímenes irracionales en nombre de la religión en pleno siglo XXI.

Anuncios
Anuncios

Como ilustradora he de decir que nunca he visto que un dibujo sea capaz de matar a nadie, aunque sí lleve implícita cierta capacidad para levantar ampollas. Pero ya sabéis el dicho “el que se pica, ajos come”.

Hoy todos, pero en especial, los artistas gráficos comprometidos con la denuncia social, como he dicho, estamos de luto. Sin ir más lejos, los trabajadores de “El Mundo Today” han denunciado hoy esta causa y han hecho público un artículo bajo el título "Alá es la polla", sobre el atentado. Una publicación que, si bien, contiene el tono humorístico habitual en ellos, está cargada de ira contenida y de una indignación que no pasa desapercibida. Muchos otros dibujantes han publicado hoy sus viñetas en las redes sociales, denunciando el atentado y mostrando apoyo a los afectados.

La revista española “El Jueves” declaró hace un par de años, justo cuando Charlie Hebdo publicó sus viñetas parodiando a Mahoma, que ellos se habían echado para atrás a la hora de publicar ilustraciones similares, pues ya se estaban dando casos de amenazas procedentes de algunos grupos terroristas.

Anuncios

Por aquél entonces, el directivo de Charlie Hebdo, se encontraba en el ojo del huracán por esta fatídica polémica. Sus declaraciones abogaban por la libertad de prensa, e instaba a no ceder ante las amenazas de los religiosos.

Sin embargo, quizá, si hubiera sabido lo que ocurriría, habría actuado de otro modo. En todo caso, la satírica “El Jueves” declaró literalmente en una de sus portadas, de aquel entonces, que “iban a dibujar a Mahoma, pero que se habían cagao…” Probablemente, pese a coartar su libertad, hicieron bien en no arriesgar sus vidas por un simple dibujo, pues este tipo de actos y aquellos que los cometen escapan a toda racionalidad. Desde aquí, todo mi apoyo, “hoy todos somos Charlie”.