Esta mañana de viernes 2 de enero del recién estrenado 2015 nos hemos despertado con una de las peores noticias. La estación de Atocha, en la capital española, era desalojada por amenaza de bomba. Tras los hechos acontecidos en el 11 de septiembre de 2001, todas las alarmas se han disparado ante el temor ya vivido aquél fatídico día. Ahora que por fin la tranquilidad había vuelto a sus raíles, nos ha sorprendido este macabro suceso.

A las 9:40 horas un hombre español, pero de origen magrebí, según lo que ha confirmado la delegada del gobierno en Madrid Cristina Cifuentes, comenzó a gritar amenazando con suicidarse dentro de un tren de cercanías situado en la emblemática estación de Atocha en Madrid. La policía ha empezado a desalojar la estación sin dilación. Las estaciones de metro que tienen parada en dicha zona de Atocha en Madrid, también han eliminado sus paradas en dicha estación. Todo esto por recomendación policial. El tráfico ferroviario (cercanias, AVE, LD, MD9 también se mantiene interrumpido hasta nuevo aviso.  

El presunto suicida ha sido detenido, y como se ha sabido posteriormente, es probable que el individuo se halle en tratamiento psiquiátrico. Tras su detención se llevó a cabo la revisión de la mochila que portaba por los especialistas en desactivación de explosivos, asi como el cuerpo del hombre en busca de los posibles artefactos con los que amenazaba, encontrando en su interior tan solo una botella de agua y una túnica como únicos hallazgos.  

Como testigo directo y uniéndome a otras opiniones dadas, la policía ha hecho una labor fantástica, desalojando en un tiempo récord. Muy rápidamente y coordinando todos los medios de manera increíble.  Ahora queda reorganizar los trenes que se hallaban detenidos y las redes de comunicación interrumpidas.  Menos mal, que podemos decir, que tan solo se ha tratado de una falsa alarma. Destacar la labor de los cuerpos policiales. A pesar de esta primera noticia de este recién estrenado año, os deseo de corazón Feliz 2015.